jueves, 1 de febrero de 2018

¿Por Qué Nos Gustan Más Las Personas Difíciles?


¿Por Qué Nos Gustan Las Personas Difíciles?

-

Vas a incomodarte pero no tienes derecho a ser difícil si no trabajas en ti. ¿Quieres saber por qué? Ok.

No estoy cosificando, no digo que tengamos precio, pero, por ahora, me interesa más que se entienda, que ser políticamente correcto.

Entonces… ¿Por qué nos gustan las personas difíciles? Porque ser fácil o difícil dice más de ti de lo que te gustaría.

Ser difícil, probablemente muestre que un poco de atención, atractivo o algunas palabras lindas por parte de la otra persona, no te compran, que eres más caro que eso.

Si eres más caro de lo que creían que eras, ¿qué significa?, que vales más, que hay algo secreto en ti que todavía no han visto que te hace aun más valioso.

Más valía igual a más interés, más atracción, mejor inversión. Por eso atraen más las personas más difíciles.

Ahora. Si eres fácil y si caes rendido a la primera, quizás más bien sea que tu precio era bajo o por lo menos más bajo del que se creía.

Si vales menos de lo que se creía, menos interés, menos atracción. Hasta puede que la persona que te pretendía o te correspondía, se esfume, desaparezca, deje de contestar.

Nadie nunca se pelea por lo que no parece valioso. Todos codiciamos más lo más valioso, siempre.

-

Alguien muy inteligente dijo que “atracción es mostrar el 50% que tienes y amplificar el otro 50% con lo que creen que tienes”.

Sí, así es. La gente resulta atraída por lo que ve de ti pero también por lo que no ve de ti, siempre y cuando des pistas de que aquello que todavía no ve te hace aún más atractivo.

Ser fácil detruye todas las pistas. Lo deja muy claro: Ese otro 50% que querían descubrir, no lo hay, no existe.

Ser fácil es un mal negocio para ti porque te hace ver menos valioso de lo que eres. Menos valorable.

Ser difícil podría significar cierta coherencia. Por lo menos significa que hay algo valioso en ti que todavía no se conoce.

Ahora. Si estás pensando que el truco entonces es ser difícil y no puedes esperar a poner en marcha esa nueva actitud para amplificar tu valía, espera…

¿Te has dado cuenta que en todos los videos hablo sobre trabajar en ti mismo? Es porque no puedes decorar las paredes de un castillo que todavía no construyes.

Perdona que sea tan necio, y tan aburrido, y tan repetitivo, pero es que no existe mejor inversión, que de verdad, dejarte de cuentos, y trucos, y fantasías, y agarrarte las pelotas y ponerte a trabajar en ti mismo.

Porque ser difícil, sólo porque sí, no funciona si no trabajas en ti. Vas a incomodarte pero no tienes derecho a ser difícil si no te pones a trabajar en ti.

Ser difícil sólo porque sí, no te dota de ninguna cualidad, no te hace más atractivo, no te hace más interesante, no te hace mejor.

Ser difícil sólo porque sí, sin respaldo, sin sustento, sólo hará que tus pretendientes y tus pretendidos se vayan el mismo día y por la misma puerta que llegaron.

Aquello de ser difícil no es algo que debas intentar. No lo intentes. Se es difícil, no se hace uno el difícil.

Quiero decir: Si eres la persona más difícil e inconquistable, sé así porque espontáneamente resultas así, sin intentarlo, sin buscarlo, sin pretenderlo.

¿Sabes cómo es esto? Como si le mandaras un mensaje a tu ex y le dijeras “escucha, quiero que sepas que ya te olvidé”. No tiene sentido.

Es como cuando quieres que una persona te extrañe, y decides estar en el celular pero no contestarle los mensajes.

¿Sabes quién se va a enamorar aquí? Tú. Porque nos enamoramos más de las personas en las que más invertimos, y pensar en alguien, aunque no lo sepa, aunque no se lo digas, es invertir.

Entonces no seas difícil sólo porque sí, y si lo eres, que te salga natural, espontáneo, sin que te des cuenta.

-

Te propongo esto: Cambia la idea de “ser difícil”, por la de “no venderte jamás a menos de lo que vales”.

¿Qué significa esto? Que jamás, en toda tu jodida vida, aceptes ni un poco menos de lo que vales.

No te atrevas a consentir que nadie te menosprecie. No te atrevas a pararte en un lugar donde no eres valorado. No te atrevas a hacer tus maletas y ofrezcerle todo a quien te ofrece poco.

Jamás te conformes con migajas de amor o atención. Más que difícil, aprende a ser consistente.

Si aquel pretendiente o la persona pretendida, cree que a ti se te compra con muy poco, ofrece poco, y cree que esperas poco, lo siento por él, o por ella, pero que se dé cuenta de que no es así.

Si aquella chica cree que lo ofreces todo y no esperas nada, reciprocidad o igualdad por lo menos, sorpréndela.

Retírate, sé consistente. Jamás seas quien ofrece todo de sí, todo el tiempo sin esperar por lo menos lo mismo.

Aquello del enamorado incondicional déjalo para las novelas, para las canciones, o para los que están dispuestos y resignados a poblar eternamente la friendzone. No para ti.

Si eres mujer y aquel chico cree que unos cuantos gestos de fingida caballerosidad y promesas vacías te van deslumbrar, sorpréndelo, demuéstrale que no es así, que eso no te deslumbra.

Ya viste el video anterior sobre los hombres que sólo quieren acostarse contigo, y si no, corre.

Ahora. Si aquel pretendiente o la persona pretendida, en cambio, está compartiendo contigo lo mejor de ella, sin trucos ni baraterías, y si tú lo deseas, siéntete libre de hacer exactamente lo mismo también.

Dos personas genuinas sí se pueden encontrar, y qué mejor que tú ya seas una de ellas porque entonces la primera mitad ya está hecha.

Sólo piensa que aunque a veces creemos que se trata de nosotros contra el sexo opuesto, y cómo ganar poder sobre él y cómo pasar por encima de él, no, no es así.

Autenticidad se corresponde con autenticidad, iniciativa con iniciativa, sinceridad con sinceridad, atención con atención, empatía con empatía…

Sin guerra. El único lugar donde se vale hacer la guerra con el sexo opuesto, tú dime cuál es. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario