lunes, 6 de noviembre de 2017

¿Cómo Evitar El Dolor Después Del Final De Una Relación?


¿Y si te digo que el dolor puede ser una de las mejores fuentes de motivación?

Así es. No puedes evitar que una pérdida o el final de una relación, duelan, pero es que ese dolor no es necesariamente malo.

Una pérdida o el final de una relación, podrían ser tu mejor detonador, podrían convertirse en un antes mediocre y en un después increíble en tu vida, eso depende de ti.

Veamos, las personas se mueven por dos motivos:

Uno, porque hay algo que “les motiva”, que desean alcanzar y que ambicionan vivir, para lo cual se tienen que mover, y dos, porque hay algo a lo que temen, de lo cual quieren huir, y para lo cual también se tienen que mover.

Ojalá te movieras más por el deseo de alcanzar lo que deseas, que por el miedo a ser alcanzado por lo que no deseas, pero, ya que algo malo aparece en tu vida, utilízalo.

Bien, lo que viene no te va a gustar, pero espero que te haga despertar.

¿Qué se siente que no seas la elección de aquella persona que por mucho tiempo ha sido tu única elección?

¿Qué se siente tener que verte gris, frágil, débil, dependiente porque te permitiste volverte así?

¿Qué se siente voltear a verte al espejo y ver que aquello en lo que te convertiste, en lo que eres ahora, da pena?

¿Qué se siente que en vez de ser una fortaleza para la gente a tu alrededor, tengan que ser siempre ellos tu fortaleza?

¿Qué se siente tener que verte así, triste, lastimado, decepcionado, y no tener las pelotas para levantarte de una buena vez por todas?

¿Se siente bien? No lo creo. ¿Se siente de la chingada? Sí lo creo. ¿Y qué piensas hacer al respecto?

¿Quejarte, lloriquear, rendirte, dejarle el deber a los demás, seguir dando pena, nada? ¡No me chingues! Pero, más importante que eso… ¡No te chingues a ti!

Reconoce lo que no quieres, y no me importa que te tenga que doler, es más, mejor que te duela, pero reconoce lo que no quieres, que te quede bien grabado en la cabeza, y haz algo al respecto.

-

¿Sabes? A veces la gente cree que “amor propio” es pensar un montón de flores y cosas bonitas y rosas sobre uno mismo, y eso no es “amor propio”, o si lo es, es el más fácil.

¿Sabes qué sí es “amor propio”, o sabes cuál es el amor propio verdadero, el que no es fácil?

Obligarte a tener el valor para levantarte, aun cuando no quieras hacerlo, aun cuando no quieras hacer nada, de hecho, sobre todo cuando no quieras.

Reconocer si estás parado donde no quieres, y ver por tu bienestar 100 pasos a futuro, aun cuando los primeros 99 quemen y duelan.

Hacer cualquier deporte, salir a correr, a desahogarte, sin ganas, si quieres con lágrimas en los ojos, pero hacerlo, porque sabes que cuando menos quieres, es cuando más lo necesitas.

Recordar que un mal estado de ánimo, te hace creer cosas raras, y no por eso vas a renunciar de un día a otro a cada cosa te gusta y amas.

Aprender a estar siempre para ti, aunque no quieras, y aprender a no abandonarte nunca, aunque quieras.

No depender de la suerte, ni del azar, ni de nadie más, porque tienes voluntad y no eres un trapo de la suerte, ni del azar, ni de nadie más.

Entender que no puedes definir tus días, y abandonarte y recuperarte a ti mismo según amanezcas bien o mal, o según tengas un bonito día o no.

Eso es amor propio. Aprender a ver por ti aunque los días pinten o no pinten bien, aunque los demás sean o no sean lo que esperas, aunque el instante antes hayas dicho adiós a alguien.

-

Si hoy acabas de terminar una relación o tener una pérdida, ok, tienes un día para caerte, para descansar, para sentirte jodido, pero mañana, te vas a levantar y le vas a chingar por ti.

Si esa pérdida, o esa relación que terminó, no fue hoy, bueno, el tiempo para caerte, ya pasó, ahora, te levantas, y le chingas por ti.

¿Qué crees que “no tienes motivación”? No, espera, sí la tienes, y una de las mejores, una de las que duelen.

Tus lágrimas, tu dolor, tu sensación de frustración, de frío, de soledad, de no tener ganas de nada… Si no quieres estar y sentirte así para siempre, esa es tu motivación.

¿Creíste que la motivación siempre tenía forma de sonrisas y promesas? Pues no, también tiene forma de dolor y llanto, de pararte frente al espejo y decidir que jamás volverás a verte así.

Entonces… ¿Te amas o no te amas? Pero, shhh… Esto no se responde con palabras, ya sabes cómo se responde.

Ahora, si crees que se responde con uno o dos días de acciones correctas, pues, eso significaría que te amas uno o dos días… ¿no te parece muy poco?, ¿cuántos días te amas?

¿Dos, tres, una semana, un mes…? Pues, ahora será fácil, sin dramas: O te amas siempre, cada puto día, aunque cueste, o no te amas.

Esto es aprender a utilizar el dolor como fuente de motivación, y si no puedes, no te preocupes, sólo la gente que sí se ama puede.

Si no quieres intentarlo y comprobarlo, entonces no te engañes, lo que tienes no es tristeza y dolor naturales después de una pérdida, lo que tienes es flojera, y de ser así, estás solo, no sé qué aconsejarte.

En cambio, si hasta ahora, algo de lo que he dicho, te duele, te entristece o te molesta… Bien, estás vivo, demuéstralo.

A veces, tras una fuerte pérdida, o después del final de una relación, muchas cosas pierden su brillo, su sentido, su significado… ¿No es cierto? Pues no, no es cierto.

Cada cosa que antes brillaba, tenía sentido y significado, ahora también lo tiene, y quizás, más.

Te reto a que salgas de ese maldito letargo, y vuelvas a mirar, y compruebes por ti mismo, si no es que todo brilla, y tiene el sentido y el significado que siempre ha tenido, o quizás, más.

Y si no me crees, no es necesario, calla, y compruébalo, porque se vale ser tenaz cuando defiendes algo que te hace bien, pero, defender algo que te hace mal, es mera necedad.

Llegaste aquí buscando una forma de evitar el dolor para superar esto, y te irás sabiendo que vas a superarlo con todo y dolor. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario