lunes, 30 de octubre de 2017

Cómo Hablar Con El Chico O Chica Que Te Gusta Y Que La Primera Cita No Sea La Última


Primer acto: Logras salir con la persona que te gusta, estás platicando con ella y naturalmente quieres que todo salga bien…

Segundo acto: Quieres que se lleve la mejor impresión de ti, preparas tus mejores temas de conversación, tratas de coincidir con ella y tanto como se pueda, lucir tus mejores cualidades…

Tercer acto: Esa primera cita, sin saber exactamente por qué, se convierte en la última y el interés que habías percibido de la persona que te gusta, desaparece…

Es interesante pero el contenido, el tema, la misma conversación, no es lo más importante para gustarle a alguien durante una conversación.

Así que no necesitas preocuparte por saber las palabras perfectas, dominar todos los temas, o buscar muchas coincidencias con esa persona.

Ahora… Ser súper interesante, tener un abanico enorme de conocimientos, saber tantas cosas, claro que es bueno para ti y sí es importante, pero no es el primer lugar, te lo prometo.

¿Quieres saber algunas cosas más sencillas, más importantes, y que hacen que sea mucho más fácil gustarle a alguien? Ok.

-

1. Vive o aprende a activar el “modo entusiasta”.

Una persona risueña, alegre, entusiasta, emocionada, feliz, que sonríe, que se divierte, revela muchas más cosas atractivas de lo que jamás creerías.

Cosas como que está disfrutando, se siente cómoda, tiene razones para estar feliz, se la está pasando bien, etcétera.

Sonríe, disfruta de la conversación, de la persona, del momento, del entorno… disfruta, incluso, de lo que no salga bien.

Es más importante estar en “modo feliz”, risueño, emocionado, entusiasta y bromista… a que todo en la cita salga perfecto.

Si te descubres preocupado de que todo salga bien, recuerda que es más atractivo divertirte, disfrutar, ser curioso, sentirte bien…

-

2. Vive o aprende a activar el “modo sencillo”.

Sí… A veces, en nuestro afán por sobresalir y que la persona que nos gusta se sienta atraída, queremos que sepa todo lo que hemos hecho, todo lo que hemos logrado, presumir nuestras cualidades, etcétera.

Bueno, un tip… Los demás pueden echarte flores y hablar maravillas sobre ti, pero tú eres el único no apto para hablar flores sobre ti mismo. No se ve bien una persona que necesita hablar bien sobre sí misma.

Es mejor que sean tus cualidades, los demás, el contexto, o lo que dices indirectamente, los que hablen por ti.

Y si en algún momento tú tienes que decir algo bueno sobre ti, dilo con humildad, sin presumir, sin superioridad, sin compararte, sin tener que dejar mal a nadie.

Créeme, dices mejores cosas de ti el no tener que hablar mal de nadie y el no tener que hablar bien de ti.

-

3. Vive o aprende a activar el “modo positivo”.

No menosprecies, no critiques a los demás, no pisotees a nadie, no opines negativamente sobre cada cosa, no magnifiques tus experiencias negativas.

De hecho, tener mayoría de quejas y opiniones negativas sobre los demás y sobre cada cosa, dice más sobre ti mismo y tu insatisfacción general que sobre los demás.

Si eres una persona que suele criticar, quejarse, sentirse incómoda, molesta, negativa… es muy probable que algo malo y más profundo esté pasando dentro de ti.

El mundo que percibimos y experimentamos, es un reflejo de nosotros, responde a nosotros y a nuestra capacidad para adaptarnos y entender el juego social.

Entonces, disfrutar actualmente de ti, de tu entorno, de tu vida y de lo que te rodea, además de que obviamente es bueno para ti, también habla de alta inteligencia social.

-

4. Vive o aprende a activar el “modo bully”.

No te lo tomes literal, no me refiero a que en verdad seas un bully. Nunca hagas vo digas algo que de verdad lastime o pueda lastimar a una persona.

Me refiero a que seas travieso, bromista, irreverente, confiado, y no pongas barreras innecesarias entre tú y nadie más.

Ten súper presente que si quieres que tú y una persona sientan que se conocen de toda la vida, debes tratarla como si la conocieras de toda la vida.

Tanto como te sea posible, date la libertad de tratar a quien sea, literalmente, como si le conocieras de toda la vida.

La gente es más social de lo que crees. Cuando eres irreverente y además tiras buena onda, la gente se vuelve súper abierta y más agradable contigo.

-

Confía: Esa persona que te gusta va a corresponderte mejor si no eres tan exageradamente agradable, o respetuoso, o formal, o perfecto.

Diviértete, sé irreverente, métete con esa persona, trátala como a tu hermano preferido, pero además, atrévete, lánzate, arriésgate, verás que funciona. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario