miércoles, 6 de septiembre de 2017

3 Trucos Psicológicos Que Puedes Usar A Tu Favor Para Controlar Situaciones


El éxito en cualquier deporte, en tu trabajo, en tu vida personal, y todo lo que quieras, depende de entender en cada momento, todo lo que te está pasando aquí [mente].

Entender cómo funciona nuestra mente y nuestras emociones, a veces parece que no nos importa demasiado, pero, debería.

Es absolutamente poderoso en todas las áreas que nos importan en la vida.

Veamos tres ejemplos de cómo utilizar la psicología a tu favor.

-

1. Ve en los demás, más profundo de lo que ellos mismos ven.

Cada persona, en cada momento de su vida, hace únicamente lo que puede, con lo que tiene.

Sólo es capaz de ver y hacer aquello que está preparada para ver y hacer en ese momento de su vida, y no más.

Así que una persona carismática, proactiva, equilibrada, es así porque está lista para ser así.

Por otra parte, una persona “mala”, agresiva, desequilibrada, no es que se justifiquen sus acciones, pero también, hace únicamente lo que está preparada para hacer, y no más.

¿Te has encontrado con alguna persona que sin aparente motivo alguno, parece cruel, antipática y desagradable contigo?

Pues, aunque esa persona te mire fijamente a los ojos y pronuncie tu nombre, lo más seguro es que su problema sea consigo, no contigo.

No significa que te dejes maltratar, jamás diría eso. Sólo digo que lo más efectivo, antes de tomártelo personal, sería descubrir directamente la raíz del problema.

Recuerda. Esa persona sólo está haciendo lo que puede, con lo que tiene. Si lo pudiera hacer mejor, lo haría, pero hasta ahí le alcanza, por ahora.

Los comportamientos negativos, antipáticos o psicológicamente agresivos de una persona, nunca son sólo eso.

Siempre son un reflejo de la fragilidad, el miedo, y el dolor que siente.

Se puede evitar a gente así, pero en el 99% de casos, no es que la gente sea malvada, es que se siente frágil, abandonada, invisible, vulnerable.

Está sufriendo, pero no sabe todavía cómo pedir ayuda, afecto, empatía, reconocimiento o comprensión.

Por eso. No tomarte personal, la antipatía de alguien que está sufriendo y reflejando necesidades, va a ahorrarte muchísima energía.

Hasta la persona más antipática, podría ser agradable y atractiva, si pudiera ser sincera, y comprendida, y experimentara bienestar.

-

2. Si empiezas a ver tus emociones como una extensión de tus sentidos, vas a ganar una inteligencia emocional absoluta.

Todas tus emociones, incluso las negativas, como el miedo, la frustración, la tristeza, realmente no son malas.

Duelen, pero no son malas. Están ahí por una razón. Son la maravillosa respuesta de una mente que trabaja perfecto.

Todo lo que sientes, cualquier cosa que sientes, es una respuesta a algo que tu mente detecta, aunque todavía no seas consciente de qué.

Digamos que el pleito, el tema o la discusión, nunca debería ser contra tus emociones.

Ellas no funcionan contra ti, funcionan para ti, y sería mucho mejor aprender a verlas como una extensión de tus sentidos.

Por ejemplo: Tú no te enojas con tu cuerpo porque sientes frío. Mejor, te abrigas, y el frío desaparece.

Lo mismo pasa con tus emociones. Por eso no las ignores, no las reprimas, no vayas en contra de ellas. Mejor, reactiva tu consciencia, y compréndelas.

Usualmente las emociones negativas son tu maravillosa mente, reclamando a gritos, que te actives porque la barrita de bienestar está bajando.

Por ejemplo: Si te abandonas, y dejas de darte la atención que mereces, y dejas de valorarte como se debe, pronto vas a sentir tristeza, desilusión, depresión, decepción…

Y es cuando empiezas a sentir tristeza, desilusión, depresión… que piensas que las cosas están mal, pero no. Las cosas estaban mal desde mucho antes.

Tu mente va a mandar las señales más intensas, cuanto más intensa sea la necesidad de cambio.

Si tratas de reprimir e ignorar tus emociones, así, directamente, sin comprenderlas, no sólo no estás entendiendo nada, sino que te estás castigando tú mismo, por funcionar bien.

Todas las emociones negativas, son la perfecta respuesta de una mente grandiosa, para que te muevas, cambies, y hagas algo, lo necesario, para estar bien.

Pero, castigarte a ti mismo por funcionar bien, te obligará a funcionar mal, por condicionamiento.

Por eso debes aprender a escucharte, a amarte y a comprender que tu mente no funciona mal. Funciona perfecto.

-

3. Si aprendes a atar cabos junto a tus emociones, siempre vas a descubrir genuinamente, sin falla, qué está pasando.

Las emociones, no son la fuente, no son aleatorias y generación espontánea.

Son la respuesta a una necesidad latente que tu mente subconsciente detecta muchísimo antes que tú.

Es decir. Tu subconsciente, hizo su trabajo y te avisó, y ahora te corresponde a ti, conscientemente, entender el mensaje, y poner acción.

Por ejemplo: Con tu pareja… Sientes celos, enojo, inseguridad… y entonces tienes ganas de reclamar.

Puedes reclamar, pero créeme, por ahí no está la solución. No solucionas nada, lo empeoras.

Sentir celos, es la respuesta de tu mente, a la amenaza de ser remplazado y menospreciado. Tu mente percibe que puedes ser remplazable, y menospreciable.

De ser así, la solución no está en reclamar, sino en volverte más fácilmente apreciable, y más difícil de remplazar.

¿Tú crees que si te sintieras la persona más apreciable y menos remplazable del mundo, alguna vez sentirías celos? No. Jamás sentirías celos, si no existe amenaza.

Entonces, el mensaje real de tu mente subconsciente, para tu mente consciente, es: “¡Hey! Te estás descuidando, te estás quedando atrás. Ponte pilas.”.

Otro ejemplo: Algo te hace enojar a rabiar, sientes ira y quieres gritar.

Ok. De acuerdo, pero la ira, gritar, y rabiar, no solucionan las cosas. Las empeoran y expanden el problema.

Revelan a gritos cuál es tu mayor vulnerabilidad, te exponen de más, y te desenfocan de lo que de verdad te importa.

La solución obviamente tampoco es esconder tus vulnerabilidades, o al menos no para siempre, sino trabajarlas para que no sean vulnerabilidades.

Si descifras el mensaje, descifras cuál es la amenaza, a qué tienes miedo, por qué te sientes así, y sólo así, descubres cuál es el punto frágil.

-

Entender cómo funcionan tus emociones, y las de otros, te facilita infinitamente ir directo, de forma precisa, a la raíz de las cosas.

Tu mente es maravillosa y junto a tus emociones, funcionan perfecto, en pro de tu bienestar.

La cosa es que normalmente respondemos y reaccionamos sin comprender nada de lo que está pasando, y no sólo no vamos a la raíz de algo, sino que lo desordenamos más.

Después, nos confundimos. Pero si en vez de pelearte y hacerte nudos contigo mismo y tus propias emociones, las entiendes, vas a quitarte la venda de los ojos y verás todo el panorama.

Recuerda. Es mejor ver a las emociones, como a una poderosa extensión de tus sentidos.

Estás más completo, funcionas mejor, y tienes más potencial del que crees, pero tienes que entenderlo para aprovecharlo. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario