jueves, 10 de agosto de 2017

¿Cómo Salir De La Friendzone? - ¿Listo Para Escuchar Lo Que Nadie Quiere Decirte?


¿Estás listo para escuchar lo que nadie quiere decirte?

Tú tienes ahora mismo una gran ilusión, un anhelo que te hace suspirar.

Una persona que te roba el aliento y en la que piensas cada día, con la esperanza de que por fin cambie de opinión, y se dé cuenta de que tú eres su mejor opción.

¿Qué crees? Que no eres la mejor elección.

Puede que creas que lo eres. Puede que tengas grandes intenciones, pero no eres la mejor elección.

Si ya te rechazaron una o varias veces, directa o indirectamente, y sigues ahí… ¿Sabes por qué sigues?

Porque no tienes el mínimo sentido de respeto hacia ti mismo, hacia lo que eres y hacia tu propia valía.

¿Cómo pretendes que una persona a la que le has demostrado tan poco respeto hacia ti mismo, pueda respetarte y considerarte valioso?

No. No se puede. No puedes convencer a nadie más de que te mereces un valioso lugar, si tú mismo no eres capaz de dártelo y convencerte a ti.

Ya. Ya lo intentaste con esa persona, y no sucedió. Se acabó. Renuncia. Aléjate.

-

¿Sabes por qué la gente te sigue dando esperanzas de que algún día terminarás por conquistar a esa persona?

Porque te ves tan frágil, tan dependiente, tan obsesionado con esa persona, que prefieren seguir dándote esperanzas antes que romperte más el corazón.

Y eso, es justamente lo que no debiste haber permitido desde el principio. Volverte frágil, volverte dependiente. Obsesionarte con una persona.

Yo sé. Tú piensas que no eres frágil, y que no eres dependiente, pero nada más mírate. Frágil y dependiente de lo que otra persona decida sobre ti.

Yo sé, también, que tú piensas que no estás obsesionado. Que lo tuyo, de verdad es amor. Fuerte, eterno, sincero.

No. Despierta. No te enamoras de lo que no conoces. Y a esa persona, no la conoces como piensas y dices que la conoces.

Tú no sabes cómo es esa persona como compañera romántica y sexual, como pareja.

No sabes qué tanta compatibilidad romántica y sexual tendrían de verdad. No sabes cómo es de forma íntima.

No sabes cómo es un día juntos, o cómo te sentirías con ella, como pareja. No sabes ni cómo besa, o si aquello duraría.

No es lo mismo tener una amistad, que una relación. Y, una relación, o algo muy parecido a una, no lo has tenido con ella.

Entonces. No te enamoraste de una experiencia real, que conoces y sabes cómo es. Te enamoraste de lo que creíste que sería.

Te dieron un poquito de alas y te fuiste a volar por los cielos. Bájate de ahí antes de que te caigas… más veces.

Se vale luchar incansablemente por metas, por ambiciones, por objetivos de vida, porque dependen de ti, pero no por personas, porque su voluntad no depende de ti.

-

Es hora de ser realistas.

¿Sabes qué necesitaba esa persona para dejar de verte como amigo, y empezar a verte como algo más?

¿Sabes qué necesitaba para empezar a verte como alguien con quien desearía intimar romántica y sexualmente?

Pues, montones de cosas que tú no hiciste.

En primer lugar, respetarte y valorarte a ti mismo. Tener orgullo, tener dignidad, tener un mínimo sentido de amor propio.

En segundo lugar, hacerte deseable, ser atractivo, y eso no se logra siendo el tapete incondicional de otra persona.

Ser deseable, ser atractivo, lo trabajas en ti. Entiéndelo.

En tercer lugar, darle espacio, darle tiempo, permitirle extrañarte.

Permitirle ver, creer y sentir, que eres una persona valiosa, que si quiere tener a su lado, debe, valorar.

-

¿Se puede salir de la friendzone? Sí, claro que sí, pero no te estoy dando esperanzas. Tú no tienes esperanzas.

Renuncia, aléjate, ya se acabó. Tú, no, puedes, salir de la friendzone.

Escucha esto muy muy bien. Grábatelo, tatúatelo en la cabeza: La misma versión de ti que entró a la friendzone, no puede salir de ahí.

No. No puede. Lo único que es capaz de hacer, es hundirse más y sepultar la posibilidad de salir de ahí.

Tienes que ser otra versión de ti para salir de ahí. Una con un mínimo sentido de orgullo, dignidad, respeto y valía propia.

Y, esa versión de ti, lo haría por sí misma, no para salir de la friendzone.

Si estás dispuesto a cambiar, no por ti sino para salir de la friendzone, seguimos en las mismas. No te quieres a ti mismo, y así no se consigue nada. No vas a conseguir nada.

Quieres que te amen, te respeten, te valoren, te deseen y te elijan a ti primero. Enséñales a hacerlo.

¿Y cómo les enseñas eso? Aprende primero a hacerlo tú mismo.

Aprende a amarte, a respetarte, a valorarte tú mismo, a elegirte a ti primero.

Empieza a hacer por ti mismo lo que quisieras que otros hicieran por ti.

-

Y, si te sientes emotivo, las emociones a flor de piel. Si sientes coraje, enfócalo.

Nadie te hizo nada. Nadie te hizo sufrir. Nadie jugó con tus sentimientos. Nadie te dio falsas ilusiones. Todo te lo hiciste tú mismo.

No cambies, entonces, una versión de ti que te hundió en la friendzone, por otra, quejosa, rencorosa, traumada, frustrada, que da pena y lástima.

No se trata de ser radical y pasar de un extremo tóxico a otro más tóxico.

No se trata de que alternes entre diferentes tipos de venenos a ver cuál te hace menos daño.

Sé que te gusta el drama, y que te gusta ser la víctima, y compadecerte de ti mismo, pero quieres drama y compasión, o quieres estar bien. Decide.

No quiero quejitas, no quiero lagrimitas, no quiero pretextos, no quiero que sigas obsesionado, no quiero que sigas dando pena.

Te quiero en búsqueda de tu gran versión. Y no sé cuál será, pero empieza por desprenderte de toda esa basura mental que has estado coleccionando.

No sé cuál será esa gran versión, pero créeme, sea cual sea, empieza buscando. Empieza por amarte, respetarte, valorarte, y elegirte a ti primero.

Dicen que es bueno tocar fondo, porque cuando tocas fondo, sólo puedes ir hacia arriba.

¿Qué crees? Mentira. Siempre se puede cavar más hondo. Siempre se puede ir a peor.

Lo único bueno de sentir que tocas fondo, es que si tienes el mínimo respeto y amor por ti, y eres lo suficientemente inteligente, no volverás a tocarlo.

Haz que cada mala sensación y mala experiencia en tu vida, se quede tatuada, para siempre, pero no a modo de rencor, y quejas, y traumas, y miedos, y lástima.

Haz que cada mala sensación y mala experiencia tu vida, se quede como recordatorio del porqué nunca debes abandonarte.

La batalla no se gana hundido en el agujero. La batalla se gana no dejándote caer en él. ¿Quieres estar bien? Demuéstralo. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario