jueves, 27 de julio de 2017

Lo Que Nunca Debes Hacer Si Alguien Te Gusta Demasiado


Este video es un golpe de realidad que seguramente no deseas pero necesitas.

Si te digo que más de la mitad de las veces que te rompieron el corazón, no fue nadie más, sino tú mismo quien lo rompió… ¿Me crees?

Para ser específicos, no fuiste tú, sino tu mente, quien creó el escenario perfecto donde tu corazón fue roto en pedacitos.

Si alguien es responsable de un corazón roto, es el dueño de ese corazón roto, pero espera… Te lo quiero explicar.

A veces, cuando conoces o sales con alguien, y de pronto, ese alguien, parece alcanzar o superar tus expectativas, pues, naturalmente, te ilusionas.

Te mandan un bonito mensaje, y tu mente ya está trabajando a miles de revoluciones.

Esa persona parece atractiva, linda, inteligente, especial, y de pronto, ya te convenciste de que es la persona perfecta que estabas esperando.

La persona que te tiene en la friendzone o que te ha menospreciado, te habla ligeramente bonito, y de pronto, ya te volviste a ilusionar.

Despierta. Este es el momento decisivo. No te ilusiones a lo estúpido. No si no tienes motivos reales.

No sabes, todavía, si esa persona que parece increíble y maravillosa, realmente lo es.

No sabes, todavía, si las experiencias junto a ella serán tan increíbles como prometen.

No sabes, todavía, si esa persona que te vuelve loco, te ve a ti de la misma forma.

Es muy probable, que todo lo que aparece en tu cabeza prematuramente, sea sólo un ideal ilusorio en tu mente jugando sucio.

“Ilusorio” según Wikipedia: Irreal, ficticio, que sólo existe en la imaginación.

-

Piensa. Concretamente, eso que empieza a enamorarte o que te gusta con tanta devoción, ¿es real o fantasía?

No quiero desilusionarte, pero, si esa fascinación está sucediendo muy a prisa, puede que todo sea fantasía.

Y, de ser así, es tu mente quien está creando todo el escenario.

Es tu mente quien está dotando de cualidades increíbles a una persona que quizás sólo te ha mostrado un poco de eso.

Es tu mente quien está creando una hermosa colección de experiencias futuras que realmente, todavía no pasan, y quizás no pasarán.

Escucha. No es que esté siendo pesimista. No es eso.

Sólo quiero que aprendas a vivir con tu consciencia e inteligencia, encendidas, y con los pies en la tierra.

Si vas a enamorarte, enamórate, pero con los pies en la tierra, y nadie te romperá el corazón. ¿De acuerdo?

Enamórate con sentido. Enamórate de una persona real. Enamórate de su serie de cualidades, y defectos, y no, de una fantasía.

Talvez suena absurdamente paradójico, pero sí. Te estoy pidiendo que si te enamoras, lo hagas con inteligencia.

-

A veces, la mayoría de veces, esa sensación de fascinación, de mariposas, de estar en las nubes, es sólo producto de tu mente.

De hecho, siempre, pero eso lo veremos después.

A veces, nos enamoramos de la idea que nos hacemos sobre una persona, y no de la persona.

A veces, todo eso que te parece tan genial, tan fantástico, tan prometedor, está sólo en tus deseos y tu mente, y no en la persona.

Si cuando te enamoras, tu consciencia e inteligencia se van de paseo, entonces, es un hecho: No es amor.

Estás enamorado de la idea del amor, o de la idea de una persona, y no de la persona.

Estás enamorado de las experiencias que podrían pasar, según tu imaginación, y no de las que están pasando.

Tú, ya deseabas a una persona, y a una serie de experiencias, ideales. Deseabas que eso sucediera, y entonces, tu mente, lo creó.

Es un hermoso regalo de tu mente, pero tramposo. Envenenado.

-

¿Has escuchado aquello de que “la imaginación vuela”? Bueno, pues, a veces, eso es muy peligroso para tus emociones.

Primero, porque puede que veas grandiosa a una persona que realmente no lo es. Y, es un hecho: Te romperás el corazón tú mismo.

Segundo, porque si esa persona, sí es grandiosa, no podrás disfrutar de ella y del momento presente de forma real porque tú estás en las nubes.

Cuando bajes de las nubes, quizás, sea tarde. Y entonces, tú mismo, habrás roto algo que sí prometía.

Y… súper paréntesis. No estoy pidiendo que pongas frenos innecesarios.

No quiero que sientas que debes ser impenetrable, frío, seco. No quiero que pienses que está mal sentirse enamorado.

No quiero que te sientas culpable de ilusionarte, o que te cierres a creer que sí existen personas y experiencias, fascinantes.

No te estoy pidiendo nada de eso, al contrario. Quiero que lo vivas y lo disfrutes al máximo, pero que sea real.

Quiero que descubras que existen personas con cualidades, y defectos también, y aun así, fascinantes.

Quiero que descubras que las experiencias, las citas, las historias, pueden ser muy diferentes a lo esperado, y aun así, fascinantes.

Si tu consciencia e inteligencia se mantienen despiertas, verás y disfrutarás de experiencias reales con personas reales. No ideales.

-

¿Recuerdas alguna experiencia agradable que haya tenido gran impacto en tu vida?

No había expectativas, y sucedió. No estabas comparándola con algo más, y sucedió.

No la esperabas, y aun así, pasó. No fue perfecta, y a pesar de ello, fue perfecta.

Qué poético. Pero sí. La realidad puede ser muchísimo más satisfactoria que la imaginación. Y para vivirla, pues, debes bajarte de las nubes.

No es necesario estar en las nubes para que las personas y las experiencias puedan ser increíbles.

Con los ojos abiertos y los pies en la tierra. Así es como quiero que te enamores.

Quiero que veas cualidades en una persona cuando sí las tenga.

Quiero que disfrutes y veas el valor en las experiencias junto a una persona, pero mientras suceden. En el momento presente, cuando sí las haya.

-

Si aprendes a seleccionar mejor, experiencias y personas, basadas en su valía real, en lo que de verdad hay, vas a transformar totalmente todas tus experiencias futuras.

Vas a dejar de estrellarte contra la pared.

Vas a salir del espejismo, y comprobarás que fuera de ahí, también hay personas increíbles, pero mejores, porque son reales.

Las experiencias reales, pues mira, a veces son caóticas, raras, sorpresivas, pero, según veo, eso son puntos a favor.

Las personas reales, tienen defectos, o características que no son nuestro hit, tal como nosotros no somos el hit para otras personas, y tal como nosotros, también tenemos defectos.

En fin. La gente real, es distinta a la que crearías en tu mente, pero, según veo, esto también es favorable, porque es entonces que alguien puede sorprenderte.

Tienes que dejar de enamorarte de ideales, para empezar a enamorarte de personas y experiencias reales.

Enamorémonos, entonces, con la consciencia e inteligencia encendidas, con los pies en la tierra. Enamorémonos de personas reales. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario