jueves, 15 de junio de 2017

5 Trucos Fáciles Para Que Esa Persona Se Obsesione Por Ti, Te Extrañe Y Desee Verte


En teoría suena encantador que una persona se obsesione por ti.

Implica que la atracción que generas, la hará sentirse dominada y seducida por ti, a tal grado que no tendrá voluntad para dejar de pensarte.

Ahora, en la práctica, yo creo que ninguna obsesión resultará bien a largo plazo.

Porque, es el hecho de que la atracción y el interés estén equilibrados y sean mutuos, lo que hace que una relación de verdad funcione.

Así que si alguna vez te sientes obsesionado, detén ese tren y ponte a trabajar en ti.

Deportes, amigos, actividades, libros, clases. Crecer es tu gran recurso, siempre.

¿De acuerdo? Pero bueno, ese no es el tema ahora.

Te diré qué cosas, entre tantas, hacen que una persona te piense y se sienta realmente fascinada y encantada por ti.

Pero antes, quiero dejar esto súper claro: Nunca finjas nada, no tienes necesidad de fingir absolutamente nada.

Si aún no te sientes esa persona atractiva que deseas ser, trabaja para convertirte en ello, eso sí se vale.

Lo que no se vale, para ti porque no te conviene, porque no funciona, es creer que fingir cualidades, o fingir una personalidad que no tienes, son cosas que van a funcionar a largo plazo.

¿Por qué aclaro esto? Porque cada punto que mencionaré, saldrá absolutamente natural, inclusive sin que te des cuenta, pero tienes que aprender a disfrutar de verdad a la otra persona.

Enfoca tu energía en “ser” y “sentir” de verdad, y no desperdicies tu energía en aparentar.

Seguro que cambiar algo en ti, de verdad, cuesta más trabajo, pero es para siempre, es más sólido, y por eso vale un millón de veces más.

Todo esto quedará más claro con cada punto.

-

1. Sé complaciente, está bien, pero también rebelde.

A veces, cuando una persona nos gusta, queremos verla feliz y complacerla siempre, pase lo que pase.

Tú crees que eso funciona, y temporalmente puede que sí, un poco, pero es mucho mejor si además eres rebelde.

Es como un postre, el más delicioso, el que más te fascine. Ni ese postre lo disfrutarías tanto si tuvieras que comerlo todos los días.

Demasiado complacer, demasiado dulce, demasiado meloso, demasiado “todo bien”, empalaga, y pasa exactamente lo mismo con la personalidad.

Una persona debe ser a veces rebelde para que disfrutes cuando sea complaciente. Y viceversa, a veces debe ser complaciente, para que puedas disfrutar de ella cuando sea rebelde.

Pero, escucha. No se trata de que digas, “ahora soy rebelde” y “ahora toca ser complaciente”. No. No lo pienses, no lo planees.

Sólo date la libertad de que tu personalidad sea rebelde y complaciente a la vez.

-

2. Sé atento, por supuesto, y procura dar tiempo de calidad cuando estés presente, pero también déjate extrañar.

Esto es súper importante, dale tiempo a esa persona a que piense en ti, aprende a hacerte extrañar.

Pero, atención, no me refiero a que tengas el celular en la mano y no le contestes los mensajes.

No me refiero a que mueras de ganas de ver a esa persona, y finjas que ni siquiera has pensado en ella.

No me refiero a ninguna conducta ficticia.

Me refiero a que crees un estilo de vida que a como dé lugar, te permita ser una persona entrañable.

A veces con tiempo libre y otras tantas veces, nada de tiempo libre.

A veces, estarás ahí, disponible para esa persona, y otras tantas veces no, porque estarás ocupado y no tendrás ni noción del tiempo.

Haz que tu vida se llene de cosas importantes y fascinantes que requieran constantemente tu atención.

Verás que te haces extrañar sin siquiera darte cuenta.

-

3. Coincide, y disfruta de cada cosa en común que tengas con esa persona, pero también siéntete súper orgulloso de ser y pensar diferente.

Si sales con la persona más fresa y “sofisticada” del mundo, y a ti te gusta escuchar banda, o reggaetón, o la música que sea, neta, no tienes que avergonzarte de ello.

Si sales con una persona que te parece la más físicamente sensual del planeta, y tú no te consideras así, no importa. Siempre tienes otras cualidades.

Crea algo en ti, y siéntete súper orgulloso de tener algo distinto que ofrecer.

Eres diferente, has vivido cosas diferentes, piensas diferente, ves las cosas de manera diferente.

Eso es exactamente lo que te hace más valioso, ser diferente.

Grábatelo bien en la cabeza, la gente critica a quienes son diferentes, y no por eso debes dejar de ser distinto.

Siempre que seas diferente a los demás, para bien, grábatelo bien en la cabeza, eso es lo que te hace más valioso.

-

4. Sé encantador, todo lo que tú quieras, está bien, pero también sé un bully inofensivo profesional.

Este punto es parecido a alguno de los anteriores. Cuando una persona nos atrae, queremos caerle bien.

Querer caer bien, te lleva naturalmente a querer ser encantador siempre, pero eso es demasiado dulce, es demasiada azúcar.

Necesitas limón, picante, otros sabores, que contrasten.

Piensa en tu mejor amigo, o amiga, y cuánto del tiempo que pasan juntos, están molestándose y riéndose el uno del otro.

Pues con la persona que te atrae, es exactamente igual, moléstala, ríete de ella, bulléala, y, obviamente aguanta cuando te lo hagan a ti.

Todo muy bonito y meloso siempre, no aplica. Hacer bullying le da ese rico sabor a una relación divertida.

La clave no es ser un bully, siempre, o ser encantador, siempre, sino saber ser ambas, siempre.

Y obviamente cuando me refiero a bullying, hablo de que lo hagas de forma inofensiva, divertida, con cariño.

-

5. Sé cortés, sé atento, o sé linda, pero también sé irreverente.

Neta podría hacer todos los videos sobre irreverencia, hay muchísimos ejemplos. Y de hecho, todos los que dije son ejemplos de irreverencia.

Pero a ver, se trata de que no pinches estás por debajo de nadie, y a nadie, ni al puto presidente, le debes reverencia.

Los demás, todos, quienes sean, son personas y son iguales a ti. No existen personas por debajo o por encima de ti.

Sí, hay tontas clases sociales, pero pásatelas todas por los huevos. Tú no eres menos que nadie, y a nadie le debes reverencia.

Tampoco estoy diciendo que le faltes al respeto a la gente sólo por que sí. Sólo digo que nadie merece reverencia.

Implica también que no vales más que una persona sólo porque no haya tenido la misma preparación y oportunidades que tú.

No importa quien sea, todos somos iguales. Y si lo entiendes van a desaparecer todos tus límites sociales.

Conclusión: Llevar siempre contigo, esa mezcla de caballerosidad, de encanto, de empatía, de bully, de irreverencia, esa es la clave.

Créeme. Te irá muchísimo mejor si te grabas bien en la cabeza, que hasta esa persona que tanto te impone y te fascina, vale exactamente lo mismo que tú. ¿De acuerdo? ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario