viernes, 5 de mayo de 2017

3 Hábitos De Un Verdadero Caballero Que Derriten A Las Mujeres


Creo que terminaré perdiendo la esperanza de hacer entender a algunos hombres, que ser caballeroso, íntegro, auténtico, o valioso, no te lleva a la zona de amigos.

Si tienes una personalidad que atrae, si sabes crear una atmósfera sexual, si sabes provocar a una mujer y hacerla sentir deseo… Si aprendes a retarla, desafiarla y contradecirla, o estar de acuerdo con ella, y ser tú mismo porque no te interesa ganarte su aprobación… Si tienes un mínimo de seguridad en ti mismo, y además, tienes actitudes de verdad valiosas, eso no te lleva a la zona de amigos, eso te hace todavía más interesante.

Lo que te lleva a la zona de amigos es ser cobarde, carecer de carácter, depender de lo que los demás digan o no atreverte a dar un paso para hacer lo que de verdad quieres. Lo que lleva a una mujer a menospreciarte como hombre, y mandarte a la zona de amigos, es la poca valoración que tú tienes sobre ti mismo.

De ahí que dos acciones exactamente iguales, tendrán resultados totalmente opuestos, que dependerán únicamente de quién eres, y por qué haces lo que haces.

-

Vamos a poner un ejemplo sencillo: Ceder tu asiento a otra persona.

Puedes levantarte de tu asiento, porque crees que estorbas, porque crees que no mereces ese lugar, porque temes a que alguien te critique o porque te sientes obligado. O puedes levantarte de tu asiento y cedérselo a otra persona, porque te nace la cortesía, porque tú consideras que la otra persona necesita más el asiento, por amabilidad o por empatía.

La acción de ceder tu lugar, será la misma en ambos casos, pero el por qué lo haces, y cómo lo haces, hace absolutamente toda la diferencia. Eso pasa con la caballerosidad.

Si tú eres caballeroso porque te sientes obligado, para quedar bien, para gustar, para evitar que te critiquen o para compensar las cualidades que no tienes, se nota. O si tú eres caballeroso, porque te gusta cómo se siente, porque eres un buen anfitrión, o porque te nace procurar el bienestar de la persona que te acompaña, se nota.

No se necesitan gestos grandes y exagerados, o regalos costosos con el fin de conseguir algo. Eso no es caballerosidad. La verdadera caballerosidad, de hecho, vale más en las acciones más sinceras y más pequeñas.

-

1. Hacerle sentir a esa chica, que su bienestar te importa.

¿Has visto en alguna película, aquella escena donde el hombre se quita su abrigo y cubre con él a su chica? Ella puede cubrirse sola, ella puede cargar un abrigo propio. No se trata del abrigo.

Es el hecho simbólico de hacerle sentir que te interesa protegerla, que te gusta cuidarla, que puede sentirse segura a tu lado. Es el hecho de que pudieras tener el mismo gesto hacia tu hermano pequeño por la misma razón, porque desde dentro de ti te nace cuidar y proteger a las personas que te rodean.

Cosas como esta, no debes hacerlas para que alguien te felicite o para gustarle a una chica, sino porque a ti te satisface ser así.

Ella puede protegerse sola del frío y de muchas cosas. Tu hermano pequeño también puede. No es que sean incapaces.

Es el hecho de que ellos son tu equipo, y tú cuidas y proteges el bienestar de tu equipo. Ellos también podrán cuidar de ti a su manera, esa es la clave de un equipo.

-

2. Hacerle sentir a esa chica, que piensas en ella.

Si descubriste chocolates deliciosos, pensaste en ella y querías que ella también los probara, muéstrale exactamente eso, que pensaste en ella.

No sólo es importante el hecho de pensar en ella. Es el hecho de querer compartir con ella, algo que crees que va a gustarle.

Hazlo si sabes que ese mismo gesto lo tendrías hacia personas de tu familia, tan sólo por el hecho de compartir con ellas algo que tú disfrutas.

Ten detalles o gestos amables de forma inesperada, tan sólo porque te satisface ver sonreír a la gente que te importa.

Es como si sabes que a tu hermano pequeño le encantaría leer equis libro, y lo compras y lo obsequias, tan sólo porque pensaste en él y sabes que va a gustarle.

No es porque quieras que tu hermano pequeño crea que eres muy romántico y se enamore de ti. Es porque a ti te satisface verlo feliz. Es por eso que valen tanto los detalles más sencillos, porque pueden hacer sentir valiosa a esa persona.

No lo hagas porque crees que esa persona se va enamorar de ti, hazlo porque a ti te satisface hacerlo.

-

3. Hacerle sentir a esa chica, que también te importa lo que a ella le importa.

Imagina que esa chica tiene un hermano pequeño, otra vez.

No es tu hermano, quizás tú no lo quieres, quizás lo acabas de conocer, pero para ella, su hermano, es su vida. Si sabes lo importante que es él, para ella, puedes considerarlo así de valioso e importante, porque a ella le importa.

Si haces amistad, o creas empatía con él, y además cierta complicidad, eso a ella va a fascinarle, porque recuerda que para ella, su hermano, es su vida.

No digo que tú debas quererlo igual, o que finjas algo que no es, sino que nunca olvides, que lo que es importante para ella, es parte de ella.

No tiene que gustarte lo mismo. No tienes que tener aficiones iguales. No tienes que sentir lo mismo que ella. No tienes que fingir un gusto que no tienes.

Simplemente debes ser consciente de que a veces, la gente compartirá contigo, lo que más ama, lo que más valora, y lo que más le importa, y eso, vale demasiado.

Es como si su hermano pequeño, emocionado, te enseñara un dibujo que hizo. Para ti puede ser un simple dibujo, pero quizás ese niño puso ahí su corazón y su ilusión. Así que ese dibujo es mucho más importante de lo que parece, porque para él, es importante.

-

Creo que lo más importante, sobre ser caballeroso, es que no lo hagas para conseguir nada. No lo hagas esperando obtener algo. No lo hagas porque crees que debes hacerlo, o porque crees que estás obligado.

Hazlo sabiendo que la caballerosidad, si quieres verlo así, es una forma de liderar un equipo. Y puedes atraer y seducir más, a alguien a quien ya le gustas, pero no lo hagas por eso.

Hazlo porque lo harías de todas formas, aunque esa persona no te gustara ni quisieras nada de ella. Hazlo sabiendo que puedes atraer y seducir a una chica, sin ser caballeroso, pero además, sí lo eres.

Si eres caballeroso, hazlo porque a ti te nace y te satisface ser así. ¡Arre!

-

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario