jueves, 20 de abril de 2017

Motivación - ¿De Qué Estás Hecho? - El Secreto Del Éxito Y Las Oportunidades En 3 Poderosas Claves


Duras, pero útiles verdades sobre quién eres y quién vas a ser.

En comentarios me han preguntado varias veces, si estudié psicología. Sí, me fascina el tema, pero no. Lo que estudié, requería formular modelos matemáticos, no sociales.

La cosa es que, creo que no siempre sabemos para qué nos preparamos. Y… ¿Por qué digo esto? Porque esa es la primera parte del video.

1. Todo lo que aprendas, todo lo que hagas por ti, y lo que inviertas en ti, todo sirve. No importa si ahora mismo no sabes el “qué”, y el “para qué”.

¿Qué quiero decir? Que si eso que estás dudando hacer o no, o, intentar o no, te aporta, te hace mejor o te enseña, no importa el qué… ¡Hazlo!

Este es el momento de crear tu vida y recolectar todas las herramientas que necesitas para los retos que vas a enfrentar.

Nunca sabes lo que vendrá, y estar preparado, no se trata en sí, de entrenar para algo en específico. Sino de ir coleccionando experiencia, y poseer toda la que será necesaria en el momento clave en que tu vida lo requiera.

Esa próxima lección que aprendas, quizás será la clave para terminar de armar el rompecabezas de algo que deseabas con todas tus fuerzas.

Podrías estar ahora mismo a un solo paso de juntar todas las piezas, pero no sabrás que te faltaba sólo una, hasta el momento justo en el que veas todas las piezas juntas.

Tan sólo, un día querrás algo con toda tu fuerza, y te darás cuenta que todas las piezas y la experiencia necesarias, ya las tienes. Porque has ido sumándolas todas para ese preciso instante, como si la vida te hubiera preparado exactamente para eso.

2. Nunca eres realmente tan fuerte como podrías serlo, ni tal débil como creías.

A veces, tú mismo, a veces otros, a veces la vida, harán exactamente lo que saben hacer: Ponerte límites. Y creerás que pueden definirte, y ponerte límites, pero nada podrá detenerte mientras tú no pares.

Sé que suena a frase de motivación, y no creo en la motivación sin inteligencia ni trabajo duro, porque, como dije en otro video… La única forma de adquirir verdadera seguridad en la vida, no es creerte frases hermosas, es recordar todas las veces que te partiste la madre hasta llegar al final, hasta lograr lo que deseabas.

Y también ahora es así. La única forma de que tu fuerza alcance su límite y convencerte de ser incapaz, y resignarte a ello por el resto de tu vida… Es que tú aceptes creerte débil, y convencerte de que eres impotente y aceptar que tus límites sean definidos sin cuestionarlos.

¿Serás incapaz? Sí, te convertirás en ello cuando aceptes que eso te define y cuando creas que no tienes voluntad para cambiarlo. ¿Para qué aspirar a ser alguien? ¿Para qué desear? ¿Para qué intentar?... Si al final tus límites ya están escritos. ¿Para qué cambiar algo en ti y en tu vida si puedes dejarlo así? ¿No? Qué tontería.

Piensa en el ejemplo más simple… Cada día de tu vida te toparás con alguien o algo que intentará frenarte y convencerte de quién no puedes ser o de qué no eres capaz. “Tú no sabes”, “tú no puedes”, “tú no deberías”, “tú no eres”, “tú no”.

La vida y los demás te lo dirán de esa y muchas otras formas, pero sólo será verdad si aceptas creerlo e instalarlo dentro de ti. Tus incapacidades sólo serán verdad a partir del día en que dejes de cuestionarlas.

Todo lo que anhelabas y lo mejor de ti, podría desvanecerse y empezar a desaparecer si dejas de moverte. No dejes de moverte, ni de cuestionar tus límites, ni te tragues la basura que los demás van a querer dejar en ti.

3. Todos los límites que creas que tienes, prácticamente todos, tú los aprobaste. Y los próximos, también tú vas a aprobarlos.

Tan pronto como definas cuál es el límite de tu inteligencia y tu capacidad, eso se convertirá en la frontera que jamás podrás superar.

Es fácil convencerte de lo que no puedes o de lo que no eres, y por eso no eres diferente a nadie, aunque poder, siempre pudiste, y siempre podrías.

No se trata tan sólo de querer creer que sí eres capaz o que sí puedes estar listo. Se trata de “cuestionar” las veces suficientes. Cada que cuestionas algo dentro de ti, capacidades o límites, es como si les hicieras un golpe y después una grieta, y al final, si persistes, terminará por romperse.

Lo desesperante es ver que la gente siempre cuestiona lo poco bueno que tiene, y pocas veces cuestiona lo que de verdad debería cuestionar… Sus complejos, sus prejuicios, sus límites, sus inseguridades, o la gente escoria con la que elige relacionarse.

Quizás, al final sí podrías definirte, por el lugar hacia dónde diriges tus dudas, y en donde haces las grietas. Por eso cuando no te cuestionas si podías más, si podías hacerlo mejor, y cuando no lo intentas otra vez, eso termina siendo un rotundo fracaso, tan sólo por el hecho de no cuestionarlo.

Lo curioso es que tú, los demás, y la vida misma, siempre cuestionan tus capacidades y tus posibilidades, pero tus límites, no se cuestionan, son intocables.

Cuando crees que se te acabó el fuego o las ganas, y lo aceptas sin cuestionar, te conviertes tan solo en ceniza. Y entonces no importará de qué estabas realmente hecho, porque la ceniza, de lo que sea, siempre se verá insignificantemente igual.

Cuando te rindes, en ese mismo instante, deja de importar quién eras y de qué estabas hecho, y entonces, todo lo que sí hiciste, no habrá valido la pena.

¿De qué carajo estás hecho? ¿De qué eres capaz? ¿Quién podrías ser? ¿Hasta dónde podrías llegar?

Todo lo que haces. Cada reto superado, cada dificultad vencida, tan solo te preparan para algo más grande, pero sólo podrás saber qué era, cuando estés ahí. Vale totalmente la pena, no dejar de aprender, no dejar de cuestionar, y no dejar de moverte. Y por eso, no te detengas. ¡Arre!

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario