domingo, 30 de abril de 2017

2 Trucos Sencillos Sobre Éxito Social E Inteligencia Emocional - El Secreto Que Todos Ocultarán


Es un poco raro para mí. Sé que el contenido sencillo, o los trucos fáciles, también son muy efectivos, pero casi nunca me decanto por estos.

Vamos a empezar a hacerlo, al menos con más frecuencia.

2 claves muy sencillas sobre Inteligencia Emocional.

1. Nada es personal.

Muchas veces, si no es que casi siempre, al relacionarnos con los demás, interpretamos las experiencias de forma personal. Quiero decir. Si alguien te trata de forma seria, o, desatenta, quizás te lo tomes personal.

Talvez pienses que a esa persona no le interesas, o que le desagradas, o que se siente molesta contigo. Quizás le sonrías a una persona, y ésta no devuelva la sonrisa, y entonces pienses que tiene algo personal contra ti.

Justamente ese es el punto. No. La mayoría de veces, nada es personal. La forma en la que los demás, interactúan contigo e interpretan lo que haces, está más relacionado con ellos y sus propias experiencias, que contigo de forma personal.

A veces, en nuestra paranoia, o egocentrismo, creemos que todo lo que hacen los demás, está directamente relacionado con nosotros, y no es así. Las acciones de los demás, obedecen a lo que ellos desean, a lo que ellos piensan, y a lo que ellos sienten, a las interpretaciones que ellos le dan a las experiencias.

Los demás están pensando en sí mismos, no en ti.

Ahora. Imagina que, por cortesía, le das las buenas tardes a un desconocido, y no te contesta. Eso podría molestarte, sí, pero no debería, porque la mayoría de veces, no es personal.

Esa persona no se levantó planeando la forma de hacerte una grosería. No. Quizás es tímida, quizás está preocupada, quizás está triste, quizás tuvo un mal día, quizás no escucha.

Casi nadie va a tener algo personal contra ti, e inclusive, si sí lo tuviera, la raíz del porqué, tampoco sería personal.

La cosa es que los demás, interactúan con el mundo, en base a lo que ellos sienten, no a lo que tú sientes. Lo que hacen los demás, cuando algo les genera aversión, o cuando algo les fascina, tiene todo que ver con ellos, no contigo.

Dejo esto en Inteligencia Emocional porque si lo aprendes, serás menos aprehensivo, menos paranoico, menos vulnerable. Menos susceptible a las palabras y actitudes de los demás, y naturalmente, mucho más asertivo.

2. Todos tienen inseguridades.

Todos, hasta aquel hombre y aquella mujer que parecen perfectos, como si estuvieran hechos a pincel.

A veces, convivimos con nuestro entorno, obviamente pensando en lo que nosotros sentimos, en nuestras inseguridades, pero olvidamos que los demás, también tienen inseguridades. No importa si crees que no, o si parece que no. Cualquier persona tiene algún tipo de inseguridad.

Por ejemplo. Algo que les pasa a casi todos los hombres y casi todas las mujeres, sobre todo, cuando conocen a alguien que les gusta.

Los hombres creen que para las mujeres es fácil, atraer, seducir. Y las mujeres, por su parte, también creen que para los hombres es fácil. Cuando la verdad es que cada persona tiene sus propios demonios. Algunos escondidos, otros muy expuestos, pero cada persona los tiene.

Si no consideras esto, podrías pensar que eres la única persona que a veces se siente frágil o vulnerable, al dar un primer paso, al mostrar interés, al exponerse. Y entonces, crearás un escenario egocentrista del tema. Asumirás cosas, sacarás conclusiones y te convencerás de ellas sin procesarlas.

Cosas como estas: Si alguien te trata muy bien, crees que le gustas. Si alguien no te trata muy bien, crees que le caes mal. Como si todo girara alrededor de ti, pero no es así.

Sí es sencillo, pero no tan simple, porque, entre lo que la gente siente, y, lo que la gente hace, siempre hay un filtro de inseguridad que cambia sus acciones.

Tú, ves a una mujer hermosa, sexy, popular, y asumes que es muy segura de sí misma, y talvez no sea así. O quizás ves a un hombre con un gran físico, pero serio, y asumes que se siente superior, o que se cree mejor a ti. No lo sabes, pero si sientes o estás seguro de eso, no eres tú, sino tu filtro de inseguridad, interpretando las cosas de esa manera, supuestamente para protegerte.

No eres la única persona que tiene inseguridades. Todos los demás, también tienen sus inseguridades. Cada quien tiene sus demonios.

Los hombres, aunque no lo admiten, precisamente por inseguridad, suelen sentirse muy vulnerables cuando le hablan a una mujer por primera vez. Las mujeres, por su parte, y aunque tampoco es normal que lo admitan, suelen sentirse muy inseguras respecto a cómo se va a comportar un hombre después de tener sexo.

Asume que las personas, hasta las que no lo parecen, son más o menos inseguras.

¿Sabes a cuántas personas, quizás, les gustas, y quieren conocerte, pero nunca lo intentaron porque tuvieron mido a que las rechazaras?

Si todos pudiéramos sentirnos seguros de nosotros mismos, seríamos mucho más auténticos y transparentes. Las relaciones entre todos, serías más sencillas, lamentablemente no es así.

No olvides esto: Entre lo que la gente siente, y lo que la gente hace, casi siempre hay un filtro de inseguridad. Por eso, en tu trato diario con los demás, considera que si tú tienes inseguridades, ellos también.

Ellos también son humanos y pueden sentirse frágiles, inseguros o tímidos, tal como tú te has sentido alguna vez.

Sonará cursi, lo sé, pero, si pudiéramos percibir el mundo, a través de los ojos de los demás, entenderíamos mucho de lo que no entendemos ahora. Habría más abrazos, mejores intenciones, evitaríamos peleas. Besaríamos más seguido, haríamos el amor más veces, seríamos más felices.

La empatía, no sólo te hace una mejor persona de cara a los demás, también te da una ventaja para entender cómo sienten y cómo piensan.

Aprende a ponerte más seguido en los zapatos de otros, y te prometo que tu vida será infinidad de veces mejor. ¡Arre!

Entra a mi página, si te interesa tomar un curso o entrenamiento con nosotros.

Comparte el video, si crees que es útil para alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, ya sabes que me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario