martes, 21 de marzo de 2017

Cómo Dominar Tu Inteligencia Emocional Y Tus Emociones - Controlar Y Combatir La Depresión-Ansiedad


Mucha gente cree que tener un carácter fuerte, es saber levantar la voz, discutir, pelear con los demás, y mandarlo todo a la mierda. No, eso no es un carácter fuerte, es un carácter emocionalmente muy débil, violento, e impulsivo, tal como el de un perro amenazado.

Por otra parte ¿Has escuchado a aquellas personas que dicen que ya no se volverán a enamorar? Tan sólo son pequeños ratoncitos acorralados temblando de miedo.

Hay gente que cree que ser fuertes emocionalmente, es ignorar sus emociones, como si no sintieran nada, o como si no tuvieran sentimientos. No. Eso sólo es un autoengaño, infantil e inútil, porque la única forma de no tener emociones, es que tuvieras, si acaso, verdaderos problemas psicológicos.

Las emociones, por ejemplo, alegría, tristeza, molestia, coraje, sólo son parte de tu naturaleza. Son inherentes a ti. Inherente significa que es parte de ti, tal como tu piel es parte de tu cuerpo.

Tú no puedes elegir qué emociones sentir, sino que cuando te das cuenta, si es que lo haces, las emociones ya están ahí. No puedes elegir qué sentir, tal como no podrías cambiar la dirección hacia la que circula tu sangre o el color de tu piel.

Lo que sí puedes hacer, siempre, es elegir qué hacer o cómo reaccionar a tus emociones. Si entiendes esto y lo aplicas, tendrás el poder de transformar toda tu vida y todas tus relaciones, para bien.

Imagina que caminas por la calle, y alguien te ve feo, entonces le insultas y terminas en una pelea con esa persona, o tan sólo te llenas de rabia y te vas.

Pues, si la diferencia entre los humanos y el resto de animales, es la inteligencia, aquí estás mostrando absolutamente cero diferencia. Y entonces, quizás, no eres mejor que un perro ladrándole a un carro. Es más, probablemente seas peor, porque hasta los perros pueden tener cierto nivel de autocontrol.

La clave de la inteligencia emocional, o de tener un carácter fuerte, no es ser el más impulsivo, el más peligroso o el más violento, sino, de procesar correctamente lo que sientes.

Ahora, las personas que evaden sus emociones. Por ejemplo, las que al estar tristes y tener ganas de llorar, reprimen sus emociones y se tragan el nudo en la garganta. No, eso no es inteligencia ni fortaleza emocional. Al contrario, es el estúpido hábito de reprimirte y negarte siempre a ti mismo, como si te avergonzara lo que sientes, o sentir como sientes.

No. No se trata de ir en tu contra, eso sería tan útil como estrellar tu nariz contra una pared.

¿Quieres otra analogía, a la gente que esconde su tristeza para fingir que todo está bien?

Imagina que en casa, el bote de basura está lleno, entonces lo cubres con cartón y sigues poniendo basura encima, después, más cartón, y después, más basura. La basura sigue ahí. De pronto estarás acorralado entre tanta basura, sin lugar hacia dónde moverte.

Es ahí cuando las personas son más susceptibles a deprimirse, porque no encuentran salida, pero es que ellos se acorralaron y pusieron candado a todas las salidas.

No está mal experimentar tristeza, o enojo, inclusive tampoco está mal si alguna vez experimentas coraje o envidia hacia alguien más. No está mal, porque sencillamente, tú no eliges qué sentir, sino que, esa es la forma en la que tu cuerpo trabaja, y significa que trabaja bien.

A ver, a ver. Sentir tristeza, envidia, enojo, coraje, miedo, o felicidad e ilusión… ¿Significa que tu cuerpo trabaja bien? Exacto. Sí, eso significa, que tu cuerpo trabaja perfectamente, y que tienes todas las piezas en su lugar.

El problema o el acierto, no son las emociones, cualesquiera que sean, es lo que hacemos con nuestras emociones.

Las emociones, sólo te están avisando, o recordando, a veces leve, otras veces, a gritos, que algo importante te pasó, te está pasando, o puede pasarte. Que hay algo bueno, o malo, o peligroso, o amenazante, o gratificante, cerca.

Lo que al principio sientes, por ejemplo, como envidia o coraje hacia una persona, no habla sobre esa persona, habla sobre ti. Algo te hiere cuando ves a esa persona.

Cuando una persona te desagrada mucho, sin hacerte nada, tu problema no es con esa persona, sino que hay algo en tu valía, o en tu bienestar, que se siente frágil frente a esa persona.

Cuando te sientes decaído, sin motivo. Sí hay motivo, algo está pasando dentro de ti aunque todavía no seas consciente de qué.

Mientras menos consciencia tengas, de lo que realmente está pasando dentro de ti, más débil serás frente a tus emociones, y menos sabrás cuáles están controlándote.

Entiéndelo. Las emociones sólo te están avisando, tal como tus sentidos perciben y te avisan de todo lo que hay en tu entorno.

Sentir emociones, las que sean, como los nervios de estar frente a una persona que te atrae, o hacer algo muy atrevido, sólo significa que tu cuerpo funciona bien.

Las emociones aparecen para avisarte de algo, pero tú eliges qué hacer con ello. De ahí que seamos más o menos asertivos, más o menos inteligentes emocionalmente, y después, que tengamos o no, un carácter verdaderamente fuerte.

Escucha: Tú puedes tener el control, en todas las acciones que tomas a partir de tus emociones.

Podrías decir que no, y tendrías razón, porque quizás tu cerebro ya está acostumbrado a enviar la orden de reacción, sin procesar nada, inmediatamente después de que la emoción aparece. Así, a lo bruto, como si carecieras de inteligencia, como si fueras una persona a medias, o mitad idiota. Y no es un insulto, sólo significa que se carece de la inteligencia necesaria para comprender algo.

Y, realmente, no carecemos de la inteligencia, sino que no la usamos, pero, si no la usamos ¿de qué sirve tenerla?

¿Quieres ejemplos de cuándo careces de esa inteligencia, o de la habilidad para interpretar tus emociones?

Como cuando alguien te hace enojar, no sé, en la calle, y reaccionas, y le insultas, y te pones violento, y al final de cuentas, le dedicas tu valioso tiempo. O como cuando algo te hace sentir triste, y reaccionas, y te preparas para tener un día de mierda, o una vida de mierda. O como cuando sientes celos, y reaccionas, y revelas tu profunda inseguridad, tu pánico a ser remplazado, y tu falta de confianza hacia la otra persona.

Ejemplos, son interminables. El patrón en todos, es que sólo hay un proceso de dos pasos: Emoción-Reacción.

Teniendo tanta capacidad, y siendo tan complejo y tan alucinante tu cerebro, ¿sólo dos pasos?, ¿no estarás desperdiciando tu potencial? ¿No es esto muy estúpido? Y la gente así ¿no es demasiado triste que se reduzcan a sólo dos pasos? Como si fueran sólo humanos a medias, que todavía no detectan que tienen un cerebro racional, capaz de interpretar sus emociones.

Tomar decisiones inteligentes, y convenientes, para tu bienestar, toda tu vida ha estado en tus manos. Otra cosa es que lo hayas hecho, o no.

Siempre, si quieres subir tu nivel y tras detectar una emoción, debe haber una interpretación racional para reconocer, por qué esa emoción está ahí, y de qué te está avisando.

La próxima vez que sientas cualquier emoción, la que sea, detente y piensa: ¿Por qué estoy experimentando esto?

¿Sientes celos? Ok, tu cuerpo, y tu mente, te están avisando que detectaron una vulnerabilidad, o la amenaza de ser remplazado, y eso, afectaría directamente a tu bienestar.

No tienes que reaccionar, ni hacer drama, ni lloriquear, ni hacer ninguna escena, porque eso, no soluciona el maldito problema. Lo empeora. Lo que tienes que hacer es trabajar directamente en esa, y cualquier otra vulnerabilidad, y, como nota, todos los videos del canal, directa o indirectamente, tratan sobre ello.

Todo el universo social que experimentamos, es tan solo una maquinaria de cómo los demás, y nosotros, percibimos, y reaccionamos a las experiencias.

¿Sientes ira? Ok, tu cuerpo, y tu mente, te están avisando que detectaron la amenaza de un posible daño físico o psicológico.

No tienes que tirar saliva por la boca, ni golpear, gritar o insultar a nadie. Primero debes analizar si el daño físico o psicológico, son inminentes.

Si sí lo son, pero puedes evitarlos, o esquivarlos, y ahorrar tu valiosa energía, pues, evítalos, esquívalos, y ahorra tu valiosa energía.

Si sí son inminentes, y no se pueden evitar o esquivar, ok, trata de minimizar el daño, o defiéndete, de tal manera que el riesgo para ti, sea muy bajo.

Y si el peligro no es real, o inminente, entonces sólo fue una falsa alarma, y puedes continuar tu vida con toda tranquilidad.

¿Sientes tristeza? Ok, tu cuerpo, y tu mente, te están avisando de una posible pérdida o de una herida emocional que aún no ha sanado.

La cosa es que si reaccionas a la tristeza, teniendo un día, o una vida de mierda, la herida no sana y no evitas la pérdida. Al contrario, la empeoras y aceleras.

Si limitaras el poder que le das a las palabras o a las actitudes negativas de otros, les limitarías el poder de hacerte daño. Si dejas fuera de tu vida, a las personas tóxicas y embarradas de mierda, evitas que te intoxiquen y te embarren de mierda, y evitas el daño.

No es de un día para otro. Tal como no podrías compararte en tu primer día de gimnasio, con los que llevan meses entrenando ahí.

Por eso, es verdad que hay gente a la que le es imposible, ahora, ser asertiva emocionalmente. Porque hasta ahora sólo conocen un básico proceso de dos pasos: Emoción-Reacción.

Hazle como quieras o como puedas, pero tu tarea, siempre que percibas una emoción, es meter ahí en medio, un proceso para entenderla, y reaccionar como más convenga a tu bienestar.

Carácter fuerte, o inteligencia, o asertividad emocional, no es no sentir, o ser impenetrable. Es entender qué sientes, por qué lo sientes, y aprender a interpretarlo racionalmente antes de reaccionar.

Tu habilidad para detectar los procesos en tu mente, puede ser tu mayor poder, y ponerte a años luz de ventaja de las personas comunes, de las medias personas.

Tu inteligencia emocional puede ser tu dragón dormido, o tu arma secreta, pero necesitas aprender cómo funciona, y entrenarte.

Y no sólo sirve para ti, sino para decodificar a los demás, y defenderte si alguien quiere atacar, o ayudarle a quienes lo necesitan, si es que quieres hacerlo. Es ahí donde está la seducción, la atracción, el amor, la empatía.

La intuición social, por ejemplo, no es más que ver las pequeñas acciones en los demás, hacer el proceso inverso, y detectar de qué emoción partieron.

Como si leyeras psicológicamente a las personas. La mayoría son demasiado simples, y la gente más impulsiva es la más fácil de leer. Emoción-Reacción, y por eso es tan fácil decodificarlas. No quieren, pero siempre se exponen solas.

Trataré de hacer más videos con ejemplos específicos para que entrenes tú, tu inteligencia emocional, y que tú, y los tuyos, dominen esto.

Entra a mi página, si quieres ver el calendario de eventos y entrenamientos.

Comparte el video, si crees que puede serle útil a alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, me gustaría saber qué piensas. Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario