viernes, 24 de febrero de 2017

¿Tienes Miedo A Enamorarte, Al Amor O A Que Te Hagan Daño? - Cómo Superar El Miedo A Enamorarse


Sé que puede que alguien te haya destrozado el corazón. Sé que puede que una persona no haya creído en ti cuando merecías que creyera. Puede ser también que alguien haya roto o traicionado tu confianza. Sé que puede que una persona te haya fallado cuando era la única que necesitabas.

Parece comprensible que haya gente que tiene miedo a enamorarse, pero no es así.

El amor es uno de los sentimientos más ricos que jamás podrías vivir y experimentar.

Es la sensación de sentir esa energía tan pura irradiando poder y brillando dentro de ti. Es la sensación que hace que todo a tu alrededor sea un motivo más para sentirte feliz y lleno de vida.

Sin exagerar, estar enamorado es uno de los estímulos más fuertes capaces de hacerte ver luz y futuro en cada cosa que haces. No sólo a un nivel sexual y romántico, sino que en serio, es como si fuera capaz de transformar todos los colores que dibujan tu mundo.

Siendo así, ahora pregunto ¿No es casi incomprensible que haya gente que de verdad tiene miedo a enamorarse?

El amor no duele, ni lastima, ni deberías temerle a sentirlo dentro de ti. Son las personas que te hicieron daño, a las que deberías aprender a filtrar para no volverte a topar con ellas.

¿Sabes cuántas veces he visto a gente que piensa que enamorarse es como subir una cuerda floja de la que están seguros que se van a caer? Montones, muchísimas, tú también las has visto, y no es así.

La gran caída no es enamorarse y sentir esa emoción dentro de ellos. La gran pérdida es NO enamorarse. La gran maldita pérdida es que por el temor a ser lastimados, la gente elija vivir sus días sin ello, sin fuego, sin luz, sin amor dentro de ellos y hacia otras personas. Lo que es realmente tonto es no saber ni recordar lo que es estar enamorado.

Enamorarte no es subirte a una cuerda floja. Enamorarte es un acierto, no un error.

  • El error es elegir a las personas incorrectas.
  • El error es tener relaciones tóxicas o dependientes.
  • El error es dejar que alguien pase por encima de ti, o pasar por encima de alguien.
  • El error es dirigir una relación que prometía, directo hacia un precipicio.
  • El error es buscar en la otra persona un refugio y no una compañía.

¿Tienes miedo a que te lastimen? Bueno, pues no eres la víctima. Más de la mitad de las veces que alguien te lastimó, tú también fuiste responsable de ello.

  • Permitiste que alguien pasara los límites de lo que debías tolerar.
  • Diste todo por alguien que no dio ni la mitad de lo que pudo dar por ti.
  • Confiaste ciegamente en alguien que instintivamente sabías, que no te inspiraba confianza.
  • Fuiste carne de cañón para una persona manipuladora, violenta o chantajista.
  • Diste una segunda oportunidad para cosas que no merecían una segunda oportunidad.
  • Dejaste pasar cualquier tipo de maltrato o engaño que sabías que no debías dejar pasar.
  • Fuiste más, o fuiste menos, de lo que alguien merecía.

Sabes que es así, que más de la mitad de las veces que alguien te lastimó, tú estuviste ahí dejando que te lastimaran.

Cambia tú, y cambiará lo que vives, y el color de tu propio mundo, y la forma en la que ves las cosas.

¿Qué pasaría si cambias? ¿Qué pasaría si no vuelves a confiar en quien no te da confianza? ¿Qué pasaría si evitas relacionarte con quienes no saben apreciarte ni corresponderte? ¿Qué pasaría si evitas creer ciegamente, y empiezas a observar asertivamente? ¿Qué pasaría si jamás vuelves a permitir que nadie se intente pasar de listo contigo?

¿Qué pasaría? Pues que filtrarías al 90% de la gente que no merece la pena. ¿Y crees que seguiría pasando lo mismo, que seguirías teniendo motivos para temer a enamorarte? Pues, por supuesto, que no.

Tu mundo va a cambiar cuando aprendas a desaparecer de él, a la gente que no merece estar en él.

Y aun así ¿Alguien podría decepcionarte alguna vez? Sí, claro, pero no es una pérdida. Si lo ves objetivamente y con inteligencia, cuando una persona, tonta, te falla, esa persona pierde, y tú ganas.

Es como aquel amigo al que le prestaste dinero y luego se desapareció para no pagarte. Bueno, pues tú ganaste, fue como haber pagado ese dinero, para descubrir qué clase de amigo era, así que, te salió barato.

Si te tropezaste y caíste de narices contra una piedra, y gracias a eso, no vuelves a tropezarte con la misma piedra, tú ganas. Está bien si te has tropezado algunas veces. Necesitas vivir, para aprender a vivir.

Ahora, que si eres de las personas que se tropiezan siempre con la misma piedra, bueno, busca en google cuál es la palabra para definir eso.

No es coincidencia que las personas que siempre se están quejando de los hombres o de las mujeres, siempre se sigan quejando exactamente de lo mismo. Si todo alrededor de ellos es un problema, quizás el maldito problema son ellos.

Cuando escuchas a un hombre decir que todas las mujeres son interesadas y que sólo les importa el dinero, ellos, son su propio maldito problema.

Inclusive, una mujer que sí es interesada, también se enamora, y cuando lo hace, es por algo diferente al dinero.

Si eres la clase de hombre que quiere comprar a las mujeres con dinero, bueno, no te sorprendas de que las mujeres que se fijen en ti lo hagan por dinero. Ahora, si tienes la mente tan cerrada para creer que con dinero compras a una mujer, y ni dinero tienes, bueno, bienvenido a tu eterna vida miserable.

También, cuando escuchas a una mujer decir que todos los hombres son iguales y que todos sólo buscan sexo, ellas, son su propio maldito problema.

En serio ¿Creen que los hombres no nos enamoramos? La dopamina, la serotonina, las endorfinas, no son exclusivas de una mujer. Son propias del cuerpo humano, sin distinción de género.

Sí, los hombres pensamos en sexo, y a veces, el deseo sexual nos mueve y nos hace dar vueltas la cabeza. Igual que a muchas mujeres. Pero hay ocasiones, en las que tú puedes estar seguro de que no deseas nada con nadie, y de repente conoces a alguien, con cualidades tan maravillosas, que todo cambia. Es un instante en el que ves algo tan fantástico y tan valioso en una mujer, que sólo sabes que quieres estar en su vida y quieres que ella sea parte de la tuya.

Las mujeres que aseguran que todos los hombres son iguales, y que sólo buscan sexo, evidentemente, no han sabido mostrar algo tan maravilloso en ellas que haga que el chip de los hombres que han conocido, cambie.

Para todos aplica. Si no puedes ver más allá de tu nariz, no te extrañes de que tu mundo sea tan pequeño.

Si dinero es lo único que puedes ofrecer, no te extrañes, dinero es lo único que buscarán de ti. Si sexo es lo único que puedes ofrecer, no te extrañes, sexo es lo único que buscarán de ti.

No es que otros tengan suerte y sean afortunados, es que a ti te van a cerrar en la cara todas las puertas. Si lástima, quejas y compasión es lo único que puedes dar, no te extrañes de que para ti no haya puertas abiertas.

El placer de sentirte enamorado, y la alegría y el brillo extras en tu vida, por sentirte enamorado y ser correspondido, ahí están, listos para que los vivas. Listos para quien sea que pueda y desee tomarlos.

¿Crees que habiendo millones de habitantes, por lo menos en tu ciudad, tú tienes una especie de maldición para el amor? No, no es así. El placer del amor y de la compañía, y de las relaciones saludables y bien correspondidas, está disponible para todos. Esa emoción dentro de ti capaz de hacerte brillar el doble en un segundo y hacerte sentir que desbordas energía por cada poro de tu piel, está disponible para todos.

No importa si tienes miedo de intentarlo, o si las últimas veces no funcionó.

El amor no es el que traiciona, el que duele o el que lastima. Son las personas con las que te has equivocado, las que te han herido.

Pero, si te equivocas siempre con la misma clase de personas, eso no es casualidad. Muchas personas se sienten solas e infelices, y buscan alguien para escapar de sí mismas, y perdón, pero, así no funciona. Mucho menos para quienes la única luz que irradian es negativa hacia todo lo que creen que no pueden obtener por sí mismos.

¿Qué vida te espera, si eres la clase de hombre o mujer, que sólo es capaz de sentir lástima por sí mismo y/o envidia hacia los demás?

Con lástima hacia ti mismo, y resentimiento hacia los demás, no cabrás nunca en ningún buen sitio, jamás, en toda tu vida. Con miedo a enamorarte, y reprimiendo las emociones más nobles dentro de ti, tampoco tengas grandes esperanzas de que más adelante pase algo extraordinario.

Sin duda, consciente o inconscientemente, siempre vas a relacionarte con personas con la misma clase de belleza y valía que tú tienes.

Mientras tú estés óptimo, y distingas muy bien cuál es la clase de persona que deseas ser, elegirás relacionarte únicamente con personas afines a ti. Mientras tú avances en dirección hacia metas y deseos, y lo que te hace feliz, tus círculos sociales, estarán formados por otras personas afines a ti. Ahí habrá, sin duda, de quién enamorarte y con quien compartir lo mejor de ti para crear el tipo de relación que tú deseas.

Estar enamorado, y ser correspondido, te hará brillar dentro y por fuera más de lo que ya lo estarás haciendo. Ni hablar de que químicamente, tu mente y tu cuerpo funcionan mejor cuando estás enamorado.

¿Recuerdas el video anterior? Haz lo que esté en tus manos para desarrollar una mente extraordinaria, y te lo prometo, vas a relacionarte con otras personas extraordinarias.

Hace falta estar de lujo, para estar de lujo junto a otras personas.

Entra a mi página, si quieres ver el calendario de eventos y entrenamientos.

Comparte el video, si crees que puede serle útil a alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, me gustaría saber qué piensas.

Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario