lunes, 27 de febrero de 2017

Cómo Olvidar A Mi Ex Y Superar Una Separación O Ruptura Amorosa - Todo Lo Que Más Necesitas Saber


Mírate. Confundido, sufriendo, con la mente nublada, idealizando, cuestionando y distorsionando recuerdos. Mirando cómo se desmorona lo que apenas hace días parecía tan real, tan perfecto.

No paras de pensar, no puedes entenderlo, ni dejar de imaginar o tratar de explicar qué pasó o cómo poder solucionarlo. No puedes explicarte ni solucionar nada. No ahora, mientras no pienses con claridad. No mientras no dejes de inventarte historias, peores o mejores, pero distintas a la versión más objetiva de lo que realmente está pasando.

Viéndote a ti mismo, más fúnebre, más gris, más patético, y con el peor futuro de lo que realmente es. Viendo esperanza a la que aferrarte o culpas de las cuales atormentarte, donde probablemente no las haya. Viendo perfección en una persona que seguramente, no tiene perfección. Tratando de encontrar sentido y esperanza en las señales que, no te mientas, nadie más que tú las interpreta como lo haces.

No importa quién te lo diga ni cuántas veces lo haga, tampoco importa cuántas veces tú digas lo contrario. En este momento, tú no puedes pensar, ni sentir, ni actuar con claridad.

Tras una ruptura amorosa, créeme, hasta un niño pequeño podría ver con más perspectiva y claridad que tú. Un niño pequeño podría entender lo que está pasando, y tú no. ¿Cuánta luz entra en lo más profundo de un pozo?

Tú sólo puedes ver y creer que tu mundo se cae a pedazos, cuando en realidad, a tu alrededor, no está pasando nada fuera de lo cotidiano. Duele, pero es verdad, a tu alrededor no está pasando nada.

Es como si te arrebataran de golpe todo en tu interior, y sólo quedara un cascarón, adolorido, desorientado y vacío, pero sólo tú puedes sentirlo.

Sólo una cosa tienes que saber sin importar si no estás listo para admitirlo, y es que tú, ahora mismo, no puedes pensar con claridad.

Sé que quieres una respuesta, sé cuánto deseas certeza, poder hablar con esa persona o por lo menos decirle tantas cosas.

Si de verdad deseas superar una ruptura, olvidar a una persona o saber si existe otra oportunidad, tienes que entender que éste no es el momento.

Así es. Ahora, no es el momento. Si no lo quieres escuchar, si no lo quieres entender, y peor aún, si te dejas llevar y actúas por impulso, seguro vas a cometer una estupidez.

¿Quieres que mi video te sirva? No tienes que encontrar sentido a lo que digo, aunque sería bueno para ti que lo hicieras. Tan sólo tienes que dejar que alguien te tome de la mano, como a un niño pequeño, asustado y perdido que… al menos durante una crisis emocional, eso es a lo que más te pareces.

Sólo tienes que creer en lo que voy a decirte, eliminar la basura en tus oídos y escuchar muy bien. Este, no es el fin de todo, pero quizás lo sea, si cometes cualquier estupidez llena de desesperación, prisa, dolor y llanto. Este, no es el peor momento, pero podrías hacer que empeore, si dejas que la desesperación te mueva.

¿Cuándo has sabido de alguien que con desesperación, prisa, dolor y llanto, hiciera lo correcto? ¿Cuándo la desesperación, la prisa, el dolor y el llanto han sido buena guía?

¿Quieres probar que nunca lo han sido?

Ve y estrella tu puño contra cualquier pared, y dime si con el puño lastimado, ya estás más cerca de una solución. No, no estás más cerca de nada, sólo eres más estúpido.

Ve y márcale llorando y sin dignidad, a esa persona. Siéntate a esperar y regresa luego a decirme si volvió, pero ya te aviso que no vas a regresar, así que, adiós.

Ve y repite al espejo lo miserable que eres y te ves sin esa persona y dime si después de hacerlo, eres, o por lo menos te ves mejor. No, obviamente no.

Cualquier estupidez que cometas estando en medio de una crisis emocional, sólo te dará el pase directo a un lugar más doloroso donde peor te sentirás.

Ahora mismo, lo que debes hacer, es no hacer nada. Sí, ese es mi consejo, y es el mejor cuando te sientes frágil, sin salida y a punto de cometer el error que empeorará las cosas.

Tu mejor estrategia, antes de actuar por impulso, y caer más escalones hacia hundirte más, es no hacer nada.

No importa si el miedo, el dolor o la desesperación te queman por dentro. Lo mejor que puedes hacer ahora, es aguantar, sin hacer nada.

Sé que si te sientes mal, lo que menos deseas es escuchar a alguien dándote la respuesta que menos quieres.

Cuando estás mal, y si pretendes estar mejor, necesitas un consejo que te sirva, aunque duela, en vez de uno que te consienta pero te deje igual o peor.

Sé que no deseas sentirte más mal, quizás quieras palabras lindas y las mías están muy lejos de serlo. Pero ahora, no importa lo que tú desees, porque ¿ya lo olvidaste? Ahora mismo tú no eres capaz de pensar con la claridad que necesitas.

Puedes buscar amigos, ellos te quieren, y los buenos amigos te hablarán con la verdad a pesar de que saberla te duela más. Pero también habrá los amigos a los que vas a conmover con tu dolor, y si tu desesperación es fuerte y tus amigos débiles, vas a contagiarlos y tratarán de estar de tu lado. Y secundarán lo que digas o la acción desesperada que planees tomar, haciéndote sentir que harás lo correcto, aunque no lo estés haciendo.

Tus amigos te aprecian, les importas, tan sólo quieren verte bien pero no siempre saben qué hacer. Algunos van a engañarte porque creen que eso te hará sentir y estar mejor.

Tú no necesitas engañarte, lo que necesitas es calma, y aguantar ahora, aunque duela. Necesitas que transcurra cada segundo de la etapa más crítica de la crisis, y aguantar que pase, para empezar a pensar con claridad.

  • A veces hace falta tocar fondo, para dejar de cavar y empezar a subir, de nuevo.
  • A veces hace falta cometer un estúpido error, para darte cuenta que estabas empezando a actuar de manera estúpida, y dejar de hacerlo.
  • A veces hace falta que una persona parta, para darte cuenta de que puedes estar mejor, sin el daño emocional que su presencia hacía.
  • A veces hace falta un susto, para despertar de una pesadilla.
  • A veces hace falta que una persona se haga a un lado, para poder ver las mejores personas que esperaban por ti detrás de ella.

No sé cuál sea tu caso específico, quizás eres la víctima, o quizás eres el estúpido que hizo daño, pero sé que ambos casos, duelen.

También sé que, tras una ruptura amorosa reciente, y durante una crisis emocional, siempre hay un factor en común. Y es que para ti, tu futuro parece triste, gris y nefasto, como una caída de la que jamás vas a levantarte. Pero créeme, sólo es una terrible distorsión que te está jugando tu mente, y en tus manos está hundirte más si te dejas caer en esa trampa.

Ninguno de los peores escenarios que ahora mismo podrías estar escribiendo en tu mente, es totalmente cierto, pero es una cuestión de fe, poder creer en lo que digo. Casi ninguno de los terribles escenarios que aparecen en tu mente en los momentos de crisis, están cerca de ser verdad.

  • No eres la persona más patética del universo. Sí, quizás así, herida, derrotada, te puedas ver terrible, pero sólo es un muy mal periodo, pasajero, que como todo lo pasajero, pasará.
  • No eres la peor persona del mundo. Si acaso, y si tú cometiste un grave error, eres tan solo la carta más estúpida sobre la mesa, pero todos somos estúpidos alguna vez.
  • No eres la persona más desgraciada y miserable del mundo, no eres tan especial. No eres la única persona lastimada y herida que sufre por amor, y no serás la última.
  • No acabas de perder a la persona más perfecta y maravillosa. Sólo la muerte, es definitiva, y si ese fuera el caso, ese sería un tema mucho más delicado que este.
  • No es ella la única persona en el planeta. Es verdad que no hay nadie igual a esa persona, sí, y también es verdad que allá afuera hay personas peores, pero también mejores.
  • No, no es este tu último amor y no estás condenado ahora a la soledad eterna. Es solamente como cuando cocinas algo, y te descuidas, y se te quema. Es terrible, pero tiene solución.
  • No, este no el inicio de la peor etapa de tu vida. Sí, quizás podría ser un punto de no retorno, pero podría serlo, para bien. Podría ser el inicio de la mejor etapa de tu vida.

Como ves, si es que puedes verlo, no es este el final de todo. Tú te sientes terrible, lo sé, pero sólo abre los ojos y observa. Para todos los demás, menos para ti, tan sólo transcurre un día tan normal como cualquier otro.

En una etapa de crisis emocional muy fuerte, y aunque lo único que deseas, es certeza, de algo, de lo que sea. Lo único que de verdad necesitas, es no hacer nada estúpido, porque si lo haces, estarás peor, y con más posibilidades, de hacer de nuevo, algo todavía más estúpido.

Espera a que tu inteligencia y claridad, estén de vuelta otra vez, y verás que no ha pasado tanto como crees, tan sólo es que todo se veía peor desde dentro de donde estabas.

Ve al baño, báñate y llora, todo lo que gustes, pero cuando vuelvas, te quiero bien. Y si no, no quiero que vuelvas, porque no estás listo para escuchar.

Entra a mi página, si quieres ver el calendario de eventos y entrenamientos.

Comparte el video, si crees que puede serle útil a alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, me gustaría saber qué piensas.

Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario