viernes, 27 de enero de 2017

Qué Es Tan Atractivo En Los Chicos Malos - La Clave De Seducción Y Atracción Más Importante


Uno de las cualidades más atractivas y de las que poco o nada se habla en temas de seducción y atracción y etcétera, es el equilibrio entre bondad y malicia.

El equilibrio entre nuestras cualidades “buenas” y “malas”.

Por cualidades “buenas”, me refiero a ser honesto, a ser entregado, a partir de la buena fe y la confianza en los demás. A ser comprensivo y empático, a desear y buscar el bien en los demás.

Por cualidades “malas”, que no son realmente malas… Me refiero a la habilidad para detectar y aprovechar las oportunidades, y tener una actitud mucho más dominante y agresiva para defender y buscar lo que quieres. Me refiero a la astucia y sagacidad para saber moverte en un mundo donde la inocencia y la ingenuidad, que en realidad son “la más grande muestra de pureza”, también son un blanco muy fácil de la gente más vil y despreciable.

Este equilibrio entre cualidades, es mucho más efectivo muchos trucos sin sustancia que suelen encontrarse en internet. Es más atractivo que la mayoría de los consejos de seducción que abundan.

Y además, no sólo es la clave de sobrevivencia social, sino que también inspirará seguridad en la gente que te rodea.

El error más grande que suele tener la gente en sus relaciones sociales, es tomar cualquiera de los extremos y no ser ecuánimes, ya sea:

Ser demasiado incondicionales, abnegados, y dar todo sin ninguna estrategia, creyendo ciegamente que las intenciones de los demás siempre son buenas. O ser demasiado miserables y egoístas, ver únicamente para su beneficio y no tener la mínima empatía para pensar en el bienestar de los demás.

Lo peor es que cuando toman ese extremo y no les funciona, algo totalmente previsible, entonces deciden cambiar, y pasarse al otro extremo.

Quizás te ha pasado o te ha tocado verlo.

¿Cuántas veces, has escuchado a una persona decir que jamás se volverá a enamorar porque una vez le rompieron el corazón?

¿Cuántas veces, has visto a un amigo que cuando se enamoró, se convirtió en un mansito y tierno corderito de la creación?

¿O has escuchado la favorita de algunas mujeres: “Yo soy una cabrona, pero cuando me enamoro, me entrego totalmente”?

¿Reconoces el patrón?

¿Notas que a la mayoría de las personas que dicen esto, no suele irles bien en sus relaciones?

Caen a menudo en crisis emocionales, suelen ser bastante rencorosas e inestables y siempre están decepcionadas de alguien.

El problema, en la mayoría de los casos y en la mayoría de las áreas, es que cuando algo sale mal, la gente deja que sus emociones le controlen. Y cuando las emociones dirigen, lo natural es hacer drama, magnificar las cosas e irse a los extremos.

Es sólo drama innecesario e inútil. Yo no veo la diferencia entre esto, y un niño pateando sus juguetes porque no le concedieron un capricho.

En cambio, si la inteligencia prevalece sobre las emociones, lo natural es reflexionar, ser objetivo y hacer SÓLO los ajustes necesarios.

La inteligencia, si lo permites, siempre será tu mejor recurso y tu mejor estrategia.

Tanto para empezar a atraer una persona, como para llevar una sólida relación, o tener experiencias sexuales de alto nivel… Debes lograr en tu personalidad una combinación agridulce capaz de inspirar cierto peligro, pero a la vez, inspirar también una increíble seguridad.

Seguridad y peligro. Se trata de sensaciones bien opuestas. Pero si puedes inspirar ambas a la vez, entrarás en las personas por los poros de su piel.

Las experiencias más excitantes de cualquier persona, tienen ambos ingredientes. La combinación perfecta entre dulce y picante.

El problema con algunos hombres, es que están demasiado desconectados como para ser sensibles a lo que siente una mujer. Creen que seducción es una cuestión de tener el lenguaje corporal más erguido posible, y convencerse de que SON el premio. Nadie somos premios, somos personas y punto.

Entiendo que a veces repetirte algo que suene bien, puede crear la ilusión de que tu autoestima mejora. Pero ninguna autoestima sólida se construye sobre sobre bases tan frágiles. Es otro camino hacia ningún lado.

Otros hombres, en el extremo opuesto, son tan extremadamente inofensivos y dulces, que sólo inspiran ternura. Y por eso su lugar es la zona de amigos, porque para salir de ahí, deberían inspirar deseo SEXUAL, pero tanta dulzura lo único que inspira es darles un abrazo.

Las mujeres también toman sus extremos. A veces, tienen de frente a sus mejores opciones, y algunas no son más que frívolas, y los ahuyentan, y luego dicen que no hay hombres así.

Algunas mujeres andan por la vida con actitud de malas y arpías, pero luego son las primeras en caer redonditas en su propia trampa.

Saber mostrar el equilibrio entre tus cualidades, ni siquiera es una habilidad que podrías adquirir para ser mejor. No. Como lo decía al principio, es una necesidad para sobresalir bien socialmente y para lograr algo positivo en tus relaciones.

Y a pesar de que creo que esta cualidad es imprescindible, la mayoría de las personas andan por la vida sin saberlo. Sin saber que a veces, cuando alguien intentó pasarse de listo con nosotros, o cuando nosotros nos pasamos de listos con alguien, en nuestras manos estuvo hacerlo diferente.

Piensa en cuánto mejor pudo haber sido tu vida hasta ahora, o cuánto bien pudiste hacer a alguien, tan solo si hubieras mantenido el equilibrio. Nadie se habría aprovechado de ti, porque no lo habrías permitido. Y no te habrías aprovechado de nadie, porque ni siquiera lo habrías ni considerado.

No hay razón para tomar únicamente los extremos, pudiendo desarrollar una personalidad más íntegra, más efectiva y más versátil.

No hay razón para ver en los hombres, si eres mujer, o para ver en las mujeres, si eres hombre, a un enemigo al que tenemos que engañar o derrotar.

Hombres y mujeres, disfrutamos de las relaciones, del romance, del sexo, de nuestra compañía, y además, nos necesitamos para sobrevivir.

No se trata de que las mujeres son interesadas o de que los hombres son mujeriegos. No se trata de género, hay gente grandiosa y gente miserable distribuida por todo el mundo, pero son más las personas increíbles y maravillosas.

Conclusión:

No se trata de rebotar de un extremo a otro de nuestra personalidad cuando algo sale mal, sino de encontrar el equilibro funcional de nuestras cualidades. De ser capaz de inspirar la seguridad que una persona necesita para abrirse, para confiar y para creer en ti.

Y también, ser capaz de inspirar el riesgo y el peligro necesarios para despertar emociones. Para despertar, excitar, provocar y seducir a las personas. Para despertar pasión.

Entra a mi página, si quieres ver el calendario de eventos y entrenamientos.

Comparte el video, si crees que puede serle útil a alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, me gustaría saber qué piensas.

Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario