miércoles, 25 de enero de 2017

Cuándo Dejar De Insistirle A Alguien – 3 Señales Para Saber Hasta Cuándo Insistir


Ahí estás, mirando al celular… Viendo que esa persona está en línea y estás a punto de hablarle de nuevo

Te angustia saber que quizás de nuevo, no contestará, y que tenías razón, no le interesas.

Pero al mismo tiempo, te ilusiona que sí conteste, que te corresponda, y que todo lo que planeas… Citas, amor, diversión, sexo, tomarse de la mano, el primer beso y empezar a salir, sí pueda pasar.

Bien, pues en la mayoría de los casos, si ya te estás preguntando si deberías insistir o no, entonces significa que no lo hagas.

Por favor, olvídalo, porque si esa persona te correspondiera, estarías feliz pasando fines de semana juntos. O por lo menos yendo a caminar, al cine o a tomar un helado, y no te harías esa pregunta.

Te diré cuándo es que debes aceptar que no le interesas y cuándo es que debes dejar de perder tu valioso tiempo: Cuando esa persona no ha invertido en ti, cuando no ha correspondido a tu iniciativa, o cuando definitivamente te ha tratado con desprecio.

Si quieres, puedes seguir inventando un montón de razones para justificar su rechazo y conservar alguna esperanza.

A veces, es verdad que deseamos ver a alguien pero no tenemos tiempo, o estamos de viaje, o estamos distraídos pensando en otras cosas… Pero si a una persona le interesas, siempre encontrará la manera de corresponder a tu iniciativa. Y si definitivamente no pudiera, pues volvemos a lo mismo, debes entender que quizás este no es el momento.

Parece que estoy siendo pesimista, pero no es el caso. Quizás en este canal no trataré de hacerte reír, o quizás no haga retos para entretenerte… Pero siempre trataré de hacerte bien, y lo que te diga, aunque sea duro a veces, es con el mismo cariño con el que se lo diría a mi mejor amigo.

Ok, volvamos. Si te acostumbras a insistir, en el mejor de los casos, se dará algo.

Pero si tienes que insistir para que se fijen en ti, significa que no te valoran. Y si aceptas un lugar donde no te valoran, entonces tú tampoco te valoras.

Puede que a base de insistir, logres que alguien se fije en ti, pero en cuanto llegue una persona ligeramente más interesante que tú, serás relegado… Todo ese tiempo y todas esas ilusiones invertidas tratando de llamar su atención, se perderán.

Y no sólo te quedarás sin nada, sino que además es posible que generes frustración y pierdas un poco de la confianza que tienes en ti. Y de la fe que tienes en esas excitantes aventuras o en esa bonita relación, puedan pasar.

La atracción, el amor o el deseo en una persona, no se crean con esfuerzo. El esfuerzo es para otras miles de cosas, pero no para que alguien se fije en ti.

La atracción se crea a partir de lo valiosos, y valga la redundancia, atractivos integralmente, que nos vea una persona.

Si tu abuelita te decía que para atraer a un hombre debías tenerlo contento, cocinarle lo que quisiera y entonces se enamoraría, tu abuelita estaba equivocada.

Si tu abuelita te decía que para atraer a una mujer debías ser su fiel amigo incondicional y que poco a poco ella se iría fijando en ti, tu abuelita estaba equivocada.

Invierte en ti, vístete bien, sonríe, sé deportista, piensa en ti, sé inteligente, sé atrevido, sé directo, sé auténtico. Y ya está, vas a gustarle a las personas por lo que eres, y no por esfuerzo. Eso es lo que los abuelos deberían enseñar a los nietos.

Todas las cualidades son valiosas, hasta ser un romántico sin remedio o una mujer súper entregada, son cualidades y funcionan. Siempre y cuando seas todo eso, en el orden correcto y dando por hecho que no vales menos que nadie.

Pero volvamos a donde estábamos… Insistir cuando no eres correspondido, lo único que genera es que te vuelvas repulsivo y parezcas necesitado. Y los necesitados, te guste o no, están en el último lugar de la cadena alimentaria de la seducción, junto a las bacterias y los hongos.

Si tienes a un amigo en ese lugar, sé un buen amigo y díselo. Tráelo, y lo exorcizamos.

Pon atención, lo que hagas a partir de este momento, será más o menos inteligente. Sin importar cómo suene, todo lo que hacemos es más o menos tonto, o más o menos inteligente.

Puedes entristecerte porque esa persona no te corresponde, puedes renunciar al amor y hacer que tu autoestima pague las cuentas… Lo cual sería demasiado tonto.

O puedes trabajar con precisión en lo único que necesitas trabajar, y abrir la única puerta que por ahora necesitas abrir: Trabajar en ti.

El tiempo que pasas mirando Facebook o el celular, inviértelo en hacer cambios dentro y fuera de ti. En tu verdadera valía y también en la superficial, que es la que verán a simple vista los demás.

Créeme. La misma persona que contigo intentó hacerse del rogar, tiene una versión linda, atenta, cursi. Con iniciativa, risueña, divertida y con gran sentido del humor, pero esa versión no te la mostró a ti.

Y seguir detrás, de alguien que ya demostró que no le interesas, no cambiará nada.

No malgastes tu esfuerzo en algo que no debería llevar esfuerzo. Inviértelo en ti, eso es lo más inteligente y se notará desde lejos.

Ofrece tu seguridad, tu sentido del humor, tu sensualidad, tu honestidad, tu atención, tu compañía, tu creatividad… Ofrece toda la diversión que se te pueda ocurrir, el romanticismo más cursi o el mejor sexo del que seas capaz. Ofrece lo más valioso que tengas, pero si eso no es suficiente, déjalo.

A ti, te valoran como se debe, o no hay nada.

Y una aclaración muy importante:

Estoy diciendo que no dejes que nadie te valore por tu aguante para esperar y ser insistente. Pero no hay que confundir insistencia con mostrar tu interés genuino, y mucho menos con algo de lo que probablemente hablaré en el futuro:

Esferas de influencia.

Se trata del poder que tienes para influir emocionalmente en la persona que te gusta, y que ella DESEE por sí misma, aceptar lo que le propongas.

Entra a mi página, si quieres ver el calendario de eventos y entrenamientos.

Comparte el video, si crees que puede serle útil a alguien que estimas. Y suscríbete y activa la campanita si quieres que nos veamos de nuevo.

Deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este. Y comenta, me gustaría saber qué piensas.

Hasta pronto, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario