sábado, 20 de agosto de 2016

Cómo Masturbar A Una Mujer - El Secreto Del Orgasmo Femenino Y Cómo Provocarlo


Seguro que todos los hombres creemos que somos los mejores amantes, pero… ¿Lo somos? ¿Sabemos cómo hacerla sentir ese placer y ser inolvidables para ella?

Me atrevería a decir que no, que podríamos ser más abiertos, más curiosos, y más atentos para descubrir lo que a ella le provoca placer.

No pretendo que este video sea como una guía, porque creo que lo que pase entre una mujer y tú, debe ser único, diferente, y depender únicamente de ambos. Pero dividí este tema en varios niveles, desde lo más esencial, hasta consideraciones bien importantes si te interesa el placer de tu chica.

Nivel uno:

Es extremadamente importante que seas muy pulcro en tu cuidado personal, estar impecable, ser limpio, oler bien, tener un aliento fresco.

En esencia, que en lo que a ti respecta, cada parte de la experiencia sexual, sea muy agradable.

Nivel dos:

Distinguir muy bien entre movimientos bruscos y firmes. Y por ejemplo, agitar una bebida, es un movimiento brusco, y levantar una copa de vino, es firme, pero hasta cierto punto delicado.

Bien, tu forma de tocar a una mujer, nunca debería ser brusca o torpe, pero sí firme y saber cuándo ser más delicado o más fuerte.

Delicado es, por ejemplo, al apartar el cabello de su rostro o al acariciar su barbilla antes de besarla. Y más firme sería al tomarla de la cadera en plan sexual, o a veces al guiarla o al ser dominante.

Nivel tres:

Cada persona es distinta, tiene sensibilidades diferentes, es más o menos abierta y le gustan unas u otras cosas.

Creo que el conocer a una mujer te puede dar experiencia, pero no significa que las conozcas a todas. Por eso creo que está bien tener la iniciativa pero debes ir despacio para generar esa intimidad y confianza poco a poco.

La experiencia es de ambos, y es importante que al intentar hacer algo nuevo, tú y ella se sientan excitados y seguros de hacerlo. No se trata de que te apresures y termines haciendo las cosas mal, o que hagas algo que ella realmente no va a disfrutar.

Nivel cuatro:

Eres hombre, quizás ella tenga el poder de prenderte y hacer que la desees en cada momento. Quieres verla desnuda, acariciar cada centímetro de su piel, provocarle placer y hacer que te desee.

Entonces, disfrútalo caray, no tienes que apresurarte, ve despacio, tal como si quisieras provocarla hasta que suplique más. Disfruta de ver cómo su piel se va erizando cuando la acaricias o cómo su respiración se acelera.

Tan solo con darle tiempo al juego previo, podrías verla como perdida en su propio placer. A veces los hombres olvidamos la importancia de eso y de lo relevante que es excitar también la mente de una mujer. Puedes invertir los papeles, y el mismo deseo que una mujer es capaz de provocarte, se lo puedes provocar tú a ella.

Nivel cinco:

Todo lo que la estimule física y mentalmente, creo que podrías intentarlo poco a poco para descubrir las cosas que más le gustan. Luego ya que lo sepas, como si apretaras todos los botones al mismo tiempo, podrías hacer todas las conexiones de placer a la vez.

Respirar en su espalda, hablarle al oído, decirle cuánto te gusta, hacerla sentir sensual, deseada. Deslizar tus dedos entre su cabello, tomarla por la cintura, acariciar su cadera. Morder ligeramente su cuello, rodear con besos el contorno de sus senos, tomar su trasero con fuerza. Pasar tu lengua sobre los hoyuelos de su espalda, su cuello, su nuca, sus piernas. Provocar que en serio se desespere de deseo y que lo único que quiera sea que continúes hacia su entrepierna. Que más adelante cuando por fin la toques ahí, esté escurriendo, caliente, suplicante.

Tú hiciste eso, tú la pones así, y además creo que el saber lo que eres capaz de provocar, es una forma muy sólida de ganar confianza.

En este momento, es tuya, eres dueño de su mente, su respiración es por ti y las sensaciones que la recorren por dentro las provocas tú.

Ya lo he dicho en otros videos, pero creo que provocar placer, es tan importante como sentirlo.

Nivel seis:

Recorrerla con caricias de tu lengua y tus dedos, y acercarte muy despacio a su entrepierna, y al contorno de sus labios vaginales.

No frotarás todavía su clítoris, sólo tienes que presionarlo un poco tal como si fuera un botón que lleva placer hacia dentro de ella. Puedes dibujar pequeños círculos con movimientos delicados alrededor de su clítoris. El cual, es bien importante aclarar, que es demasiado sensible.

Siempre y cuando su cuerpo exprese placer y su respiración se acelere, puedes tocarla con mayor intensidad, pero siempre con cierta delicadeza.

Su placer no miente, y si lo estás provocando, lo verás de formas súper transparentes. En su piel erizada, en el arco de su espalda, en el temblor de sus piernas, en la dureza de sus pezones.

Nivel siete:

Despacio, deslizar un poco tus dedos anular y medio hacia dentro de ella.

Y debes saber que también hay sensibilidad en las paredes de su vagina, podrás sentirla caliente, ardiendo y escurriendo literalmente. A lo mejor es muy gráfico, pero si ella está demasiado excitada, tus dedos escurrirían exactamente como si los sacaras desde dentro de un pequeño tarro de miel caliente.

Disfruta de eso, de ella, del placer que sientes y del nivel de intimidad y confianza que pueden crear juntos.

Nivel ocho:

Entre más placer exprese ella al estimular su clítoris y al mismo tiempo deslizar tus dedos. Más podrías aumentar gradualmente de intensidad y velocidad, sin prisa, pero más rápido cada vez.

Luego, como si intentaras presionar su clítoris pero desde dentro, con cierta latencia. Puedes empezar a dar ligeros golpecitos y presionar sobre una de las zonas más importantes para el placer de una mujer, su Punto G.

Es un poco lo que decía sobre apretar todos los botones o hacer todas las conexiones de placer a la vez. Date el tiempo de excitarla, provocarla, y estimularla hasta que puedas verla como dentro de su propia alucinación de placer.

Quizás le provoques varios orgasmos, y después la verás en la más absoluta paz y felicidad.

Sobre la eyaculación femenina o el squirt podríamos hablar en otro video.

Pero creo que al final lo que de verdad puede hacer la diferencia, no es ni siquiera tener una técnica súper complicada. Si no de verdad, el simple hecho de darte el tiempo a disfrutar de ella y llegar juntos a nuevos niveles de intimidad y confianza.

Tanto tú como ella tienen el poder de provocarse su máximo nivel de placer, y para ello ambos tienen que descubrirse.

Suscríbete, comparte y dale like.

Hasta el viernes y recuerda que todo lo que haces, te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario