viernes, 5 de agosto de 2016

Cómo Controlar Los Celos, Superarlos Y Volverte Irremplazable


Celos… En dosis muy pequeñas, pueden ser una forma de complicidad muy sutil con tu pareja. Y una manera tierna o divertida de expresarle cuánto te importa y que sabes que tiene pretendientes deseando su oportunidad.

Pero más allá de dosis pequeñas, son veneno puro, son muros entre tú y tu pareja. Y una sentencia definitiva que terminará por acabar con la relación.

¿Por qué sientes celos?

Bueno, talvez hayas tenido malas experiencias antes y ahora tengas el miedo latente de que lo mismo te vuelva a pasar.

Esto te lo hará más difícil, pero creo que al final son tres los temores más grandes:

El miedo a perder a alguien, el miedo a que te remplacen, y el miedo al sentir que eres o vales menos que “otra persona”.

En otros videos, he hablado sobre la sensación de felicidad y éxtasis que provoca a las personas el sentirse más valiosas. Pero también está su lado oscuro, y es el terror a sentirse o saberse menos valorados.

Es como si cayeras desde algún lugar, pero no físicamente, sino que quien azotará contra el piso será tu autoestima. Por eso te angustia la posibilidad de perder a alguien, de que te remplacen o de dejar de ser tan especial en su vida.

Puede que tus motivos no sean reales, o sean sólo paranoias, pero si las tienes, los celos sí serán reales. Y también la costumbre de ver cosas donde no las hay o dar por hecho suposiciones que realmente no sabes.

Luego, el empezar a demandar control sobre tu pareja, la necesidad de hacerle sentir vigilada. Y al final, dejar de ser su elección para convertirte en su obligación.

En mi opinión, la persona celosa es la primera que falla y comete el error, tanto a sí misma como a su pareja. Porque si tus motivos para tener celos son reales ¿Por qué continúas con esa persona?

Y si la angustia o los celos son sólo por suposiciones ¿Entonces de qué se trata o qué sentido tiene la confianza? Si te falla una persona en la que no confiabas, entonces realmente no te falló, no traicionó ninguna confianza porque ni siquiera existía.

Las personas celosas interpretan y asumen cosas en automático, y las dan por hecho sin lugar a otra posibilidad. Y están tan acostumbradas a hacerlo que ni siquiera son conscientes de ello.

Lo mismo pasa cuando nos sentimos deprimidos, cuando perdemos motivación, o cuando creemos que los problemas son más grandes que nosotros. Dejamos que nuestra mente trabaje en automático, y nos llene de suposiciones o conclusiones inútiles y equivocadas.

Exactamente el camino hacia ningún lado, porque o te preocupas, o resuelves, pero ambas no se pueden al mismo tiempo.

Creemos que lo que nuestra mente deduce es lo correcto, o lo real, pero no es cierto. ¿Por qué unos ven un reto donde otros sólo ven frustración? ¿O por qué a unos la crítica ajena los hace fuertes y a otros los destroza?

Es relativo, quizás nada sea real o no haya nada realmente correcto.

Pero lo cierto es que lo que aprendas a hacer con tu mente la convertirá en una máquina poderosa o en una chatarra inservible.

Nuestra forma de pensar también se entrena, y al final somos y nos convertimos en lo que aprendemos a pensar.

Por ejemplo y volviendo a los celos, si aprendiste a pensar que cualquiera te podía remplazar, eso en tu mente será real. Y desde ese punto de vista, tu paranoia no es paranoia, porque lo que más temes está a punto de suceder, te van a remplazar. Así, es normal que sientas celos y que cada cosa la hagas con miedo y desesperación, o que quieras controlar y vigilar a los demás.

Eso hará tu mente, y no tienes por qué cambiar, pero si quieres hacerlo, habrá que aprender a pensar diferente.

Sé irremplazable

Parece un juego de niños, pero por definición, es una persona irremplazable la única que jamás podría ser remplazada ¿no es así?

Entonces podrías dejar de preocuparte y ocuparte en ser irremplazable.

No posees a nadie

Luego, si tienes miedo a perder a alguien… Ese alguien ¿Es tuyo? ¿Es tu posesión? ¿O tienes algún papel de propiedad?

No posees a nadie, nadie es tu propiedad, cada persona es libre, y si está contigo es porque elige estarlo ¿no es así? Entonces podrías dejar de preocuparte y ocuparte en ser esa mejor opción.

Conviértete en la elección más valiosa

Y por último ¿Cómo superas a un rival que quizás parezca más valioso que tú?

¿Le miras con odio a ver si en algún momento se quema, o trabajas en ti hasta ser la elección más valiosa? Si lo haces y la persona que quieres, sabe apreciarte, ganas tú y gana ella. Y si no sabe apreciarte, o te falla… Te libera, y de nuevo ganas tú.

Es de vital importancia que entiendas que todas tus mejores opciones siempre apuntan hacia ti. Que tu mente será poderosa o será chatarra según la entrenes y la enseñes a trabajar.

Y que sea lo que sea a lo que le encuentres sentido en tu forma de pensar, debe sacarte del laberinto y no hundirte más en él.

Son tu inteligencia, tu voluntad y tu autoconsciencia las claves para lo que sea que quieras. Y todas estas las tienes, pero hay que sacarles provecho.

Suscríbete, comparte y dale like.

Hasta el viernes y recuerda que todo lo que haces, te convierte en quien realmente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario