martes, 26 de julio de 2016

Cómo Ser Popular - 7 Ejemplos De Cómo Funciona La Percepción De Valor


¿Crees que el amor o la seducción se basa en tus habilidades sociales o en los sentimientos que puedes provocar en alguien?

Sí, de manera indirecta es así, pero la base principal está directamente relacionada con nuestra proyección y percepción de valor. O sea, con la valía que podemos proyectar, y con la que percibimos en los demás.

Es una forma fría y poco romántica de verlo, quizás sería mejor algo más romántico. Pero si analizas de manera objetiva las relaciones sociales, todas se basan en la valía.

Así como en los círculos sociales, los demás se relacionan con sus pares, igual es con la valía, y tiene sus secretos y trucos.

Por eso cualquier libro de seducción o métodos para enamorar, que hable de frases aprendidas o te enseñe a complacer, no sirve. Cualquier libro, gurú, escuela o método infalible que no te enseñe a trabajar tu valor por dentro y fuera, sólo te hará perder el tiempo.

Si entiendes que tú y todos somos exageradamente superficiales en la manera en que percibimos si los demás son valiosos o no, estás en el juego.

Y no estoy diciendo que valgas mucho o poco, pero asume que para los demás, vales lo que proyectas. La portada no es el libro, pero será decisiva entre uno que es leído y uno que no.

Aquí tienes siete ejemplos de lo que digo:

1. Sonreír

Si al acercarte por primera vez a alguien que té gusta, lo haces alegre y sonriente, parecerás una persona feliz. Si eres alguien feliz, es que las cosas en tu vida van bien y significa que tu valía es alta o está subiendo.

La importancia de sonreír pesa más por lo que significa que por su belleza en sí misma.

Si al contrario, sientes nervios y angustia cuando le hablas a alguien, parecerá que la estás pasando muy mal. Si la estás pasando mal, se entiende que te va mal, entonces tu valía es baja, y si vales poco, no interesas.

Puedes dejar tu dislike, si no estás de acuerdo con lo que digo o porque suena superficial. Pero sal allá afuera y comprueba que para los demás, vales lo que proyectas.

¿Cruel? Pues sí, pero puedes prepararte para el juego, o perderlo.

2. Permitir que los demás pasen por encima de ti

Si eres mujer, imagina que sales con un cabrón patán y te trata mal.

Si te dejas una vez, te dejarás otra, y una más, hasta que te creas que es lo normal porque vales menos que él. Eso no es cierto, incluso puede ser todo lo contrario, pero lo que permitas se convertirá en la base de tu autoestima.

De hecho, hay tres pilares en lo que se refiere al valor: Valor real, valor auto-percibido, y valor proyectado, y estaré hablando de ello en próximos videos.

3. Soberbia

Ser presumido, o soberbio, aparentemente, es una forma de comunicar que estás por encima de los demás ¿pero funciona?

Realmente no lo creo, porque la necesidad exagerada de estar por encima de los demás, me parece más una debilidad. Si necesitas pisar a alguien para subir o sentirte bien, es porque no tienes una manera más efectiva de hacerlo. Entonces, es una limitación, y minimizar los logros ajenos y enaltecer los tuyos es una forma de compensarlo.

4. Insistir demasiado

Imaginemos que tratas de conquistar a alguien que se hace del rogar, y aun así, continúas. Tú piensas que le estás comunicando tu interés genuino, y sí, es así, pero también le comunicas que aceptas ese lugar.

¿Y por qué aceptarías estar detrás y rogarle a alguien si no es porque crees que tu valor es muy bajo comparado con el suyo?

Sólo puedes atraer y gustarle a personas que te consideran de alta valía. Si no es así, lo que hagas es tiempo perdido, regresa y vuelve a trabajar en ti. Al fin y al cabo todo lo que hagas por ti se quedará contigo, es tu mejor inversión.

5. Equilibrio entre cualidades

Tampoco se trata de ser superior a los demás, sino de lograr un equilibrio.

Por ejemplo, yo sé que no soy más atractivo físicamente que una chica que podría gustarme. Pero no hace falta si logro proyectar alta valía de otras formas, como experiencia, pasión, carácter o personalidad.

Quiero que entiendas muy bien, que nunca hay necesidad de sentirte superior a los demás. Pero si quieres ser una persona valorada, es esencial que proyectes alta valía.

6. Adulación

El no adular o no tratar con veneración a alguien que está acostumbrado a ello, quizás no sea directamente una muestra de valor. Pero sí es una muestra de respeto hacia tu propio valor.

Esto yo no lo vi, pero alguna vez, un amigo, cuenta que empezaría a trabajar para la seguridad de Luis Miguel. Y este, un día le dijo que no quería que le pidiera fotos ni autógrafos o algo parecido. A lo que él respondió: “Con todo respeto señor, pero no soy su fan.”.

Se puede no adular ni idolatrar, respetando el valor de los demás.

7. Reconocer la valía en los demás

A pesar de que he repetido que es esencial proyectar alto valor… También lo es mostrar humildad y tratar a los demás como iguales.

Por ejemplo, digamos que eres una persona muy prestigiada en tu círculo social. Si te relacionas con personas que te admiran y a las que les impones un poco, no podrán desenvolverse naturalmente.

Si quieres la mejor versión de los demás, tienes que saber detectar sus cualidades, aprender a ver lo valioso en ellos y reconocerlo. Se puede admirar y reconocer a alguien sin devoción, y hacer que los demás se sientan valiosos a tu lado.

Suscríbete, comparte y dale like si quieres que haga pronto la segunda parte.

Hasta el viernes y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien realmente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario