lunes, 6 de junio de 2016

Cómo Hacer Que Se Enamore - 5 Trucos Infalibles Y Su Explicación


Me iba poner formal pero… aja…

Hace casi 10 años, escribí, de entre doscientos o trescientos, y con lágrimas en los ojos. Uno de los artículos más emocionales que hay en mi página. Se llama 7 pasos para olvidar a la persona que amas y te dejaré por aquí el vínculo si quieres leerlo.

Sé la soledad, el miedo, o lo devastador que puede ser sentirte invisible para la persona que amas. O mejor dicho, lo recuerdo. Porque he aprendido mucho y aunque no todo es miel y la vida te seguirá retando. Nunca más he vuelto a ser invisible para alguien que me importe.

No lo digo en plan de vanidad, sólo quiero darte la seguridad de que también tú puedes.

Cuando estás ahí, en el intento de enamorar a esa persona. Si no logras que te corresponda, será como una espiral descendente o como sentirte dentro de un laberinto. Te sentirás mal, y el sentimiento de vacío y soledad se instalarán dentro de ti.

Luego, si no estás bien, atraerás y te relacionarás con personas que tampoco lo estarán.

Es cuando el primero busca un escape, un rescate o pone su felicidad en las manos del otro, y se crea dependencia. Si no pones orden, estarás peor cada vez y más dentro del laberinto.

Sé lo difícil que es revertir el rumbo y no sólo decidirte a cambiarlo, sino hacerlo de verdad. Además, es muy difícil encontrar la información adecuada o el consejo correcto.

En internet encontrarás cosas del tipo: "Traza su mapa del amor y diseña tu estrategia.", "Pregúntale qué le gusta y ponte manos a la obra.", "Investiga a sus ex, y averigua qué tienen en común.", "Complace a esa persona y la tendrás a tus pies.", Y es exactamente eso.

Muchos consejos o “métodos” te van a enseñar a complacer. A ponerte tú a los pies de alguien y a ser incondicional. En pocas palabras, a servirle a alguien. Y desde ahí empezamos mal.

Si le sirves a una persona, te verá como eso, como alguien que está para servirle. Y una persona que no te vea por lo menos como su igual, nunca se enamorará de ti.

¿Podrá utilizarte? Sí. ¿Podrá ser cómodo? Sí. ¿Podrá salir contigo y aprovecharse de ti? Sí. Pero tú no quieres eso. Tú quieres que te corresponda, que te valore, que te haga sonreír.

Quieres sentirte importante, que se preocupe por ti, que busque la manera de hacerte bien. Que comparta contigo su tiempo y lo mejor de sí.

Como ya lo dije antes… Complacer está bien, y será extremadamente efectivo. Pero sólo cuando esa persona ya está enamorada, ya te desea o por lo menos ya le atraes. No antes.

Ahora los primeros cinco puntos.

Primero:

A veces buscamos el amor directamente por inercia porque estamos en el entendido de que eso es lo normal o lo correcto.

Pues no es así. Lo normal, de hecho, casi nunca tiene nada que ver con lo que es mejor para ti.

A veces es bueno no ser normal.

Lo importante es que tú y esa persona estén bien, y disfruten de lo que nazca natural y fortuitamente entre ambos.

Segundo:

El amor no debería ser el puente o el camino de paso para ejecutar tus dobles intenciones. Si eres hombre y quieres enamorar a esa chica para acostarte con ella, no aplica.

A las mujeres también les fascina el sexo, lo que no está bien es que la engañes para conseguirlo.

Y ahora, si eres mujer y quieres enamorarlo para amarrarlo y que se comprometa, tampoco aplica.

Los hombres, igual que las mujeres. Podemos amar a alguien, valorarle, ser leales, respetarle. Y estar convencidos de que esa persona es única, sin tener que ofrecer nuestra libertad como garantía.

Tercero:

Entre las cosas que más me gustan y te recomiendo desde siempre. Están leer, investigar y aprender todo lo que puedas porque que el saber es poder.

Este tema lo investigué hace años de psicoanalistas, psicólogos y decenas de libros. Y todavía no hay una versión definitiva que defina al amor. Probablemente nunca la habrá, pero de todo lo que aprendas, quédate con lo que te funcione y con lo que para ti tenga sentido.

Si lo que te digo tiene sentido, quédate con ello.

Cuarto:

Para que el video sea más sencillo, vamos a nombrar dos tipos de “amor”. “Amor joven”, y “amor adulto”.

Y no, no tiene nada que ver con tu edad, pero sí con el tipo de sensaciones que hay dentro de ti.

El amor adulto, es por ejemplo, como el que sientes hacia tus padres, tus hermanos, algún amigo, o a veces hacia tu pareja.

Es un sentimiento fuerte, puro, profundo, noble, grande, y casi irrompible. Pero no es súbito, ni apresurado, ni loco ni precipitado. Este lo vamos a entender como “amor adulto”.

Ahora, el amor joven, es como el que sientes hacia ese chico, o esa chica que apareció de repente y puso tu mundo de cabeza. Que te enloquece, te hace delirar, temblar y sonreírle al celular. Es una especie de adicción, es súbito, es imprudente, explosivo, intenso.

El amor joven sí puede convertirse en adulto, y seguro será tema para cuando hable de relaciones. Hoy el tema es sobre despertar ese amor joven en la persona que quieres.

Quinto:

Voy a explicarte una forma muy sencilla para entender cómo funciona algo tan aparentemente inexplicable y complejo como el “amor”.

Nadie tiene la verdad absoluta sobre nada. Y yo particularmente, hay millón de cosas de las que no tengo ni idea. Pero en este tema, lo que te enseñaré, funciona.

Sí. El comportamiento de los hombres y de las mujeres es muy distinto. También, nuestra forma de ser depende de nuestras propias experiencias. De modo que si te guías por la superficie te vas a confundir porque ahí todos pensamos y actuamos diferente.

Por eso, olvida la forma y miremos el fondo. Todos somos personas y es ahí es donde sí nos parecemos demasiado.

Seas hombre o mujer, seas mayor o más joven, eres una persona, y te comportarás como persona. Visto así, los hombres y las mujeres no somos tan difíciles de entender como nos lo hemos creído.

Si descubres cómo actúan las personas, puedes predecir lo que harán las personas. Inclusive, se puede predecir desde el primer instante, si te van a corresponder y hacia dónde van a ir las cosas. O si te van a romper el corazón y exactamente por qué.

Puedes sacarle mucho provecho a lo que voy a ofrecerte. Pero, cada que hablo de un tema, salen cinco más. Y nunca mejor dicho, suscríbete para que estemos en el mismo canal.

¿Listo? Primero te explicaré el axioma básico, o el principio básico. Y luego te daré cinco claves para detonarlo.

Ok, el principio básico.

A menos que tengamos verdaderos trastornos psicológicos. Todos tenemos el instinto de bienestar, de valía, de placer y de curiosidad, entre otros.

Todo funciona si quieres atraer, enamorar o seducir. Pero ahora sólo nos importan: Bienestar, placer, y valía. Siempre desearás estar mejor, sentir más placer y valer más.

Lo diré otra vez. Tienes una especie de impulso nato, a estar mejor, a sentir más placer, y a valer más. No depende de ti, lo tienes sólo por haber nacido.

Piénsalo, todo lo que haces en tu vida, tu profesión, tus actividades, tus gustos, inclusive tus amigos. Todo tiene que ver con ello.

Hay quienes persiguen esto a través de su éxito profesional, otros a través de su popularidad. Otros a través su atractivo físico, a través del arte o a través del altruismo.

Ok ¿Y qué tiene qué ver esto con enamorar a alguien? Pues que hay personas que tienen el poder de brindarnos placer, bienestar, y hacer que nos sintamos más valiosos. O sea, de darnos lo que más deseamos.

Cuando una persona te muestra ese poder, te “enamoras”.

Todo esto es a nivel inconsciente. No tienes que darte cuenta para que te pase.

Bien entonces, eso es amor joven, es una especie de adicción al bienestar, a sentir más placer y a valer más. Y digo adicción, porque a veces también se puede generar un tipo de obsesión hacia una persona que en vez de hacerte bien te hace daño.

Es por el mismo principio básico, pero distorsionado. Digamos que ese es el lado oscuro. Volvamos al lado de la luz.

Esa conexión emocional hacia la persona que te hace bien, es el amor joven. Pero sólo funciona cuando es genuino y fortuito, y cuando esa persona de verdad tiene ese poder, o cuando tú percibes que lo tiene.

Si una persona, tiene el poder de aumentar tu barrita de bienestar, de placer, y de valía, es muy fácil que te “enamores”. Pero repito, esa persona de verdad tiene que tener ese poder.

Es decir. Una persona que no posee más bienestar que tú, no puede brindarte más bienestar del que ya tienes. Puede ofrecerte comodidad, pero no bienestar.

Una persona que no conoce más placeres que tú, no puede brindarte más placer del que ya conoces. Puede complacerte y hacer tu vida más fácil, pero no darte más placer.

Una persona que no proyecta una gran valía, no puede brindarte más valía de la que ya sabes que tienes.

¿Puede elogiarte y hacerte sentir bien? Sí, pero el verdadero éxtasis de un elogio sólo puede provocártelo alguien a quien tú ya reconoces o admiras de alguna forma.

El gran secreto del amor y que nadie nos lo dice cuando más lo necesitamos. Es que hacer que alguien se enamore de ti no es algo que tú hagas con esfuerzo sobre otra persona. Sino algo en lo que tú te conviertes, en alguien de quien es muy fácil enamorarse.

Esto responde por qué si eres hombre, ser genuinamente feliz y sonreír de verdad atrae y enamora más que un regalo costoso o laborioso. O por qué si eres mujer, ser verdaderamente atractiva puede más que estar tras de él o complacerlo en todo lo que pida.

Aquí tienes cinco trucos para detonar amor en esa persona.

1. Tú no eres incondicional.

Si esa persona sabe que te tiene o puede tenerte cuando quiera y haga lo que haga, pues no hará nada. ¿Para qué esforzarse?

Debe ser latente que estás ahí porque te hace sentir bien estar ahí. Pero que si eso cambia o deja de darte la importancia que mereces, te vas.

Así es. La posibilidad latente de que puede perderte si no se aplica, funciona.

2. Traslada su mente a un estado de bienestar.

Tu forma de desenvolverte, tu semblante, tu mirada, incluso cada palabra que utilizas, invoca imágenes mentales inconscientes en su mente. Por eso la gente negativa suele generar antipatía y la gente feliz suele verse más carismática.

Si en tu presencia, su mente se traslada a un lugar mejor, esa persona se enamorará de tu presencia.

3. Haz que esa persona sea más valiosa junto a ti.

Si esa persona, a tu lado, es percibida como de más valía, se enamorará de tu compañía.

No tendrás que convencer a nadie para estar contigo. Esa persona querrá estar junto a ti.

¿Ves lo importante que es trabajar en tu propia valía? Es ganar-ganar.

4. Mantén ardiente el fuego del deseo, el amor y la atracción.

Por eso, por ejemplo, si tienes miedo a que él o ella se fije en otra persona. No desperdicies tu tiempo ni tu energía en angustiarte por el tema. Vuelve a sonreír, vuelve al gimnasio, vuelve a retomar proyectos. Y vuelve a generar un estilo de vida.

Puede que una persona esté maravillada contigo, pero si te duermes en tus laureles… Tssss.

5. Dale de ti, por supuesto, pero no una sobredosis de ti.

Hasta tu platillo favorito dejaría de gustarte si lo tuvieras que comer todos los días.

Lo valioso no es abundante, en cambio, lo abundante no es percibido como valioso. Exactamente por eso un diamante es valioso y un montón de tierra no lo es.

Tienes el potencial de ser el diamante. Y es por lo que digo que el saber es poder.

Hasta el viernes, y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario