lunes, 6 de junio de 2016

5 Trucos Sexuales Definitivos Para Tener Sexo Como Los Dioses


El sexo es súper fascinante. Te transporta, te excita, seduce tu mente y mejora tu estado de ánimo.

Ni hablar del clímax. Explotar y que la sensación más alucinante, recorra tu cuerpo y te provoque el mayor éxtasis que puedas sentir.

Por eso creo que vale la pena trascender y llevar al máximo ésta área tan importante en tu vida. Todo el placer que experimentes, se quedará para siempre, pero si lo dejas ir, también será para siempre.

Todos queremos ser mejores amantes.

Si eres mujer, quieres sentirte sexy, irremplazable, hermosa, poderosa y única.

Si eres hombre, quieres saber que eres un máster, o mejor dicho, el máster, y saber que eres inolvidable.

Pues déjame decírtelo. Seas hombre o mujer, tienes el poder de llevar al éxtasis y provocarle el máximo placer a la persona que está contigo. Además, el buen sexo es súper factor para que cualquier relación sea mejor y más sólida.

Antes de pasar a los cinco trucos, quiero darte tres puntos clave. No tienes que pensar igual que yo, pero podrían funcionarte.

Número 1. No hay “estándar”.

No todo aplica para todos, y lo que gusta a unos no tiene por qué gustar a otros.

Disfruta, vive, explora, experimenta. A lo mejor descubres mil cosas que te van a encantar y que no te habías atrevido a hacer.

Por otra parte, no hagas nada que no quieras ni presiones a alguien a que haga algo que no desea.

Número 2. Cuídate.

Es real, es imperativo que te cuides.

Tu satisfacción, tu placer y tus deseos son tan importantes como los de tu pareja. Ni más ni menos, pero también tu bienestar y el suyo.

Número 3. Adiós prejuicios, inhibiciones e inseguridades.

Si antes de tener sexo, nos quitamos la ropa y la dejamos a un lado. ¿Por qué no hacer lo mismo con los miedos, la inseguridad, las malas experiencias pasadas y con todo lo que no tenga lugar aquí?

El sexo será más placentero entre más apertura y menos tensión haya. Entre más descubras y explores con tu pareja y menos te reprimas.

Vamos a ello.

5 trucos para enloquecer a tu pareja en el sexo.

Número 1. Provócale, haz que te desee.

Éste primer punto no es durante, sino antes del sexo. Y es porque disfrutamos increíblemente más lo que más deseamos.

Por eso, antes del sexo, y en el lugar más inapropiado, donde no pueda pasar nada. Encuentra la manera de excitarle y provocarle.

Si eres hombre, sé discreto y busca el momento perfecto para deslizar tus dedos entre su cabello y besar su cuello. En plan vampiro, literalmente.

Si me lo preguntas a mí, el cuello es el punto más débil de una mujer. Y si además la abrazas por la cintura en un tono protector-seductor. Ahí está el punto.

Si eres mujer, juega con su mente, ponte linda, provócalo. Y proponle ideas sexys en lugares prohibidos aunque no sea el momento de llevarlas a cabo.

Un poco de perversión está perfecto. Los hombres somos cien por ciento excitables visualmente. Vístete sensual, tal que cuando al fin estén juntos y acaricie tu piel desnuda, no pueda pensar en nada que no seas tú.

Número 2. Ponte en modo súper expresivo.

Ahora sí, durante el sexo, exprésate. Gime, suplica, habla fuerte o susúrrale al oído. Lo que quieras, hazlo.

Naturalmente, no mientas ni finjas, ni intentes algo que no te nace o que no sientes, porque eso se va a notar.

Modo expresivo quiere decir que no te reprimas, exprésate.

Por lo menos a mí, provocar placer y ver que ella no puede controlarlo, me da una satisfacción increíble.

Si eres mujer y quieres gritar, hazlo, no importa a quien despiertes. Bueno, quizás no siempre puedas ser escandalosa, pero eso le da un toque prohibido y también puede ser excitante.

Si eres hombre, y algo te fascina de ella, díselo tal como lo piensas.

Las cosas positivas, no las reprimas, dilas como van. A gusto propio, a veces esto expresa exactamente lo que ella quiere saber. Entonces díselo.

Número 3. Hazlo intenso.

Cuando algo nos gusta o nos impacta demasiado, lo expresamos. ¿Por qué no hacerlo ahora? Ten pasión, sé intenso, o intensa, hazlo fuerte y lleva el sexo al punto máximo.

Hablo del juego de dominación y sumisión, que si bien no a todos tiene que gustar. Sí se puede convertir en el néctar puro de placer al hacer el amor.

Si te nace y ves que tu pareja lo disfruta, juega un papel, háblale sucio, transfórmate, domina o deja que te dominen.

Sexo o hacer el amor, es un ritual. Además del placer, tiene valor simbólico. Haz que valga, hasta el límite que ambos quieran.

Número 4. Vive el momento.

Es esencial, siéntelo, disfrútalo, enloquece, déjate llevar, que sólo existan ambos y nada más importe.

El sexo no sólo es penetración, es también estimulación mental, visual, sensorial. Entre más te entregues a la experiencia, más la vas a disfrutar tú y con ello tu pareja.

Créeme. El buen sexo es súper decisivo, es adictivo, es placer puro para la persona que está a tu lado.

Número 5. Lo que te gusta, díselo.

Las personas, la mayoría, en lo más profundo somos muy predecibles. Y respondemos por asociación de estímulos y experiencias. O sea que, si hacemos algo, y resulta bien, lo repetiremos porque queremos de vuelta la satisfacción de que haya salido bien.

Entonces, si algo te gusta que haga tu pareja, y quieres que lo repita, haz que se sienta bien por ello.

Si eres hombre, haz que ella sepa lo increíblemente sexy que se ve y el poder que tiene para hacerte perder la cabeza cuando hace eso que te gusta. Haz que sienta que tiene ese poder.

Si eres mujer, haz que él sienta que él es el hombre. Que tiene la técnica, que te vuelve loca cuando es dominante y fuerte, o romántico y delicado. O una combinación de ambas o todo a la vez, según lo que realmente te guste.

Repito, no mientas. No felicites nada que no sea cierto, pero si algo te gusta, tienes que decirlo. Que no se te olvide decirlo. Es importante que tu pareja sepa lo que te gusta.

Cuando algo no nos gusta, lo decimos. ¿Por qué no decir lo que sí nos gusta?

Nos vemos el viernes.

Comparte y dale manita arriba, creemos un mundo con más y mejor sexo.

Hasta pronto y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario