sábado, 27 de diciembre de 2014

El magnífico truco para convencerla siendo absurdo | 7 ejemplos prácticos


Si eres de la mayoría de hombres que cree que para convencer a una mujer hay que tener argumentos, amigo, estás perdido.

Convencer con argumentos es el canal adecuado, si hablas de números, teorías, negocios o inclusive, hasta de política, pero todo esto no servirá para convencer a la mujer que te gusta.

El canal de la mujer que te gusta, y no sólo de ella, sino de las ventas, la persuasión y demás, es el canal emocional. Provoca y excita las emociones, ese es el camino.

Es por eso que en un comercial de autos no te hablan realmente del auto, sino que, omiten los detalles y sólo te muestran una carretera hermosa (posiblemente camino a vacacionar), una familia feliz (siempre con un par de hijos bien portados en el asiento trasero), un conductor físicamente atractivo (varonil, casual pero bien vestido) y aparentemente exitoso (libre, poderoso), un atardecer fresco y agradable (nunca lluvia, nunca nublado, ni hablar de tráfico y mucho menos un coche averiado), etc.

No te están vendiendo un carro, te están vendiendo un estado emocional. Te están vendiendo la posibilidad de obtener poder, aventuras, ilusiones, descanso, felicidad, etc.


Nota: Todas las decisiones que tomamos son detonadas por estados emocionales. Es muy difícil encontrar gente que mantenga “la cabeza fría” a la hora de tomar decisiones, para ello se requeriría de una inteligencia emocional bastante entrenada y una objetividad absoluta. Sí, es así.

El punto es, que si has estado inventándote argumentos y razones objetivas y bien fundamentadas para convencer a una chica de que eres su mejor opción, no solo no servirá sino que has ido perdiendo probabilidades de éxito. Por ejemplo, si intentas seriamente convencerla de besarte, te verás preocupado, demasiado predecible, limitado, poco aventurero, poco espontáneo, y con poco carácter.

¿Escuchaste bien? Preocupado, limitado, predecible, poco aventurero, poco espontáneo, poco carácter, etc. Ninguna mujer se siente emocionada y mucho menos atraída hacia un hombre así. Ella amará que seas impredecible, sorpresivo, irreverente, decidido, etc.

Para la próxima vez que te descubras a ti mismo pensando racionalmente, detente un momento, deja ese camino e intenta lo más absurdo que se te ocurra. Hay algoritmos para ser absurdo, igual que los hay para ser divertido o para desarrollar un humor efectivo (de eso hablaré algún día, así que suscríbete).

Basta de palabrería, aquí 5 ejemplos efectivos de “argumentos-ilógico-absurdos”:

1. Si quieres besarla:

“Oye! Puedo besarte? Hice una lista de pros y contras.”.

Aparentemente estás siendo exageradamente “racional”. Resulta absurdo, y eso: Que ella sepa que deseas besarla pero que te tomas el tema a la ligera y sin preocupación, hará más fácil que también desee besarte.

2. Si te dice que tiene novio:

“No me gustan las chicas con novio! Córtalo!”.

No necesito explicar lo absurdo que es esto ¿o sí?

3. Si te dice que tiene novio:

“Y qué tiene que ver eso entre nosotros?”.

¡Absurdo! Pero atención:

No lo digas con un tono ególatra, todas-mías, déspota o creído. Dilo con un tono ingenuo e inocente, así de inocente como un niño, como si de verdad no entendieras qué tiene que ver su novio entre ella y tú.

4. Si te dice que tiene novio:

“Ok, pero sí sabías que está embarazado de su mejor amigo? No?”

¡Absurdo!

5. Si te dice que no puede salir ese día:

“Perfecto, no salgamos, te veo en tu casa!”

Absurdo e inocente, como si fueses tan ingenuo que eres incapaz de entender lo que no te conviene.

6. Si te dice que no está buscando nada:

“Perfecto, no busquemos nada!”

Tómate literal algo que no es literal, y cuando te convenga, haz exactamente lo contrario.

7. Si quieres besarla:

“Oye…” * saboreas tus labios * “… no distingo el sabor de mis labios, como a qué saben, me puedes decir?”

Ella dirá que no, tú le preguntarás con inocencia “por qué?”, y así mantente, irreverente, ingenuo, absurdo y cínico.

No te preocupes demasiado, es más, no te preocupes nada. No te lo tomes en serio. Crea un ambiente informal, juguetón, despreocupado, fresco y espontáneo en donde puedas decir lo que sea y hacer lo que sea.

Atención: Todo esto no lo digas con la estupidez de un tonto, sino con la inocencia de un niño. Cuando bromees, no muevas tu cuerpo como foca, no la mires como esperando una reacción ni derroches energía como un niño pequeño cuando recibe regalos de los Reyes Magos. Mantén tu cuerpo tranquilo, mírala a los ojos, y suelta tu comentario absurdo, con toda la seriedad del mundo. Inclusive, cuando se ría, indígnate, como si te ofendiera que ella no te tome con seriedad.

¿Sabes cómo? Como Dr. House al hacer sus comentarios más graciosos, absurdos y sarcásticos. Sin mostrar ni el ligero asomo de una sonrisa.

Las reglas son sencillas:

1. Al decir algo serio, sonríe.

2. Al decir algo ridículamente absurdo, ponte serio.

Pregunta:

¿Alguien más cree que Dr. House es súper parecido a Rocco Siffredi o el porno ha afectado mi cerebro?


Posdata: Sí, soy hombre, obviamente veo porno, puñado de hipócritas los hombres que lo niegan para quedar bien… justo antes de que los friendzoneen. ¡Tómala!

Bueno bye, bye.

Y… No tiene nada que ver, pero este cover es uno de mis favoritos: Mi vida / DLD.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario