martes, 30 de diciembre de 2014

¿Cuáles son las 7 mentiras sobre las mujeres más hermosas?


Si deseas saber un poco más sobre el Integral de Seducción™, inicia desde aquí, y si no, puedes saltarte esto.

Intro...

En el evento Integral de Seducción™, instruyo a chicos hacia ser más hábiles para conocer a chicas atractivas de manera efectiva, en prácticamente cualquier momento y cualquier lugar. O sea, les muestro que es completamente posible que esa chica linda y sexy que en un momento no conoces de nada, al siguiente puede estar encantada frente a ti, sin parar de sonreír y además sintiendo poco a poco una fuerte atracción hacia ti.

En una de las dinámicas que hago con los chicos (como preparación para ellos antes de intentarlo con chicas atractivas reales), les pido que muestren sus mejores estrategias de seducción o al menos las que hayan utilizado toda su vida hasta ese momento. Al terminar el ejercicio, les explico qué es lo que están haciendo bien y mal, por qué les hubiera funcionado, por qué no, y les enseño cómo corregir sus errores y explotar cada uno sus propias cualidades.

Como parte del ejercicio y para mostrar que casi todo se puede solucionar con las habilidades sociales que van a desarrollar, les pido que por un momento se pongan en el papel de chica y de forma espontánea me pongan las pruebas que deseen, las cuales debo resolver.

Unos lo hacen de manera bastante neutral, otros se hacen pasar por una chica simpática, y la mayoría simulan ser esa chica difícil a la que de alguna manera, todos temen encontrarse un día.


Nota: Aquí puedes checar el reportaje "Pánico a las Mujeres" que hizo sobre el evento la Revista PROCESO.

Hasta ahí todo normal, pues es natural que quieran saber qué hacer en esas situaciones difíciles.

En varios años impartiendo el Integral de Seducción™ ha habido de todo, literalmente de todo. Desde chicos normales y bastante agradables a los que parecería que les va increíble con las chicas, otros excepcionalmente atractivos como si hubiesen sido dibujados a pincel, chicos tímidos enamorados de una chica que nunca les hizo caso, empresarios de alto estatus a los que pensarías que por su dinero jamás les podría ir mal, etc. Pero son dos las ocasiones más extrañas y los alumnos más intensos que recuerdo.

Uno de ellos era, en serio, extremadamente raro y se notaba a kilómetros, además de que cargaba una gran mochila llena de libros de seducción que estoy seguro que se sabía casi de memoria (pues durante todo el evento estuvo citando frases, páginas, capítulos y autores).

Al hacerse pasar por chica y justo después de acercarme yo y decirle “hola”, él, en su papel de chica, responde literalmente gritando “Lárgate de aquí maldito friki”.

EL otro chico, por el contrario, era bastante atrevido y con gran energía, pero además, increíblemente agresivo y torpe (ya sabes, ese chico grande y brusco que rompe todo a su paso, mastica con la boca abierta y habla y escupe).

En su ejercicio, al acercarme yo y sin apenas escuchar un “hola”, va y dice, en tono súper agresivo “Lárgate! Qué quieres? Das miedo! Aléjate de aquí!”.

Parece increíble, pero en su realidad, ellos no estaban exagerando ni un poco. Simplemente estaban interpretando a su manera las respuestas que solían recibir.

Así. Hay chicas (algunas crueles) que entre su grupo de amigas, se enorgullecen de humillar, literalmente, a los chicos que aunque torpes, superaron el valor y aun con mucho nerviosismo decidieron acercarse titubeando a preguntar su nombre.

No todas son así, por supuesto (y de eso hablaré en este artículo), pero de que las hay, las hay, sin saber que a veces, es por culpa de ellas y por reacciones así, que terminan pagando justas por pecadoras, y se terminan haciendo populares creencias erróneas como las que dicen que las mujeres hermosas son mamonas, vacías, superficiales, tontas, etc. Luego también por eso es que hay hombres que creen que a las mujeres deben llegarles insultándolas y ofendiéndolas para supuestamente, bajarles sus humos.

En fin: De un error, otro, y de ese, otro más, luego otro…

Tengo experiencia trabajando con todo tipo de hombres, edades y posiciones sociales, y me atrevo a decir que más del 90% creen que las chicas son “tan mamonas” como guapas, sin saber que a veces, de verdad, basta una actitud abierta, un “hola” y una sonrisa fresca y sincera para iniciar con el pie derecho.

Si, también, hay de todo. Hay mujeres guapas que son impresionantemente simpáticas o chicas poco agraciadas con el carácter de Shrek. También recuerdo a una amiga guapísima que se sentía feliz y orgullosa de batear cruelmente a los chicos guapos que se le acercaban, según ella, en venganza porque ellos así bateaban a sus amigas menos lindas.

En fin, no creo en Dios pero así se dice: Hay de todo en la Viña del Señor.

Ahora sí. Voy a desmentir y si es necesario, explicar...

¿Cuáles son las 7 mentiras sobre las mujeres más hermosas?

1: Todas son mamonas.

No es cierto. Hay chicas guapísimas, modelos, competidoras de fitness, conductoras o actrices de reconocida belleza, abiertas a recibirte con una gran sonrisa.

Otra cosa es que la mayoría de hombres ven a éstas mujeres como imposibles, las acosan de mil maneras diferentes, sueltan sus traumas hacia ellas en condición de anónimos, o simplemente se comportan increíblemente torpes y bobos al acercarse a ellas. Entonces es normal que ellas se vuelvan más intolerantes a hombres así y prefieran evitarles, sobre todo en lugares donde se les acercan uno, y otro, y luego otro, y el siguiente, y otro, y todos de maneras evidentemente poco naturales. Una vez más, pagando algunos justos por pecadores.

2: Son más difíciles de conquistar.

Mentira. Y me atrevería a decir, en el buen sentido, que a veces es más sencillo sorprenderlas, pues, si la mayoría de hombres se comportan torpes, inseguros o extraños al acercárseles, el que lo haga sincero, fresco y natural, ya estará sobresaliendo bastante.

Estas chicas, por su belleza, suelen encontrarse a tipos dispuestos a todo, hasta a servirles de tapete, procurarlas en todo, darles siempre la razón y estar ahí todo el tiempo con tal de acostarse con ellas. Siendo así, a ellas les sorprenderá para bien el hombre sea simplemente auténtico.

3: Son superficiales.

No es lo mismo una mujer excepcionalmente bella, que aquella niña excesivamente consentida que creció siendo caprichosa y sin saber lo que significa sacrificio, trabajo, dedicación, madurez, etc.

Dicho esto. Mentira. Conozco a chicas bellísimas que trabajan por convicción, en labores muy nobles, como apoyo a discapacitados o voluntarias en servicios sociales, etc.

Las mujeres más bellas no son superficiales, son mujeres. Y eso sí, entre mujeres (y hombres), las hay de todos colores.

4. Son tontas.

Mentira. Otro mito absurdo.

¿Cuántas veces has visto a una psicóloga, doctora, dentista o abogada increíblemente guapa? Yo, en mis 28 años de vida, muchísimas veces. Inclusive hay chicas hermosas a las que no les gusta ser reconocidas por su belleza y se esfuerzan el doble que otras para ser reconocidas por su inteligencia, talento, esfuerzo, etc.

5. Son niñas mimadas.

Esto puede o no ser cierto. Una cosa es la educación de padres sobreprotectores que acostumbran a sus hijos a no esforzarse por nada, y terminan por enseñarles sólo a quejarse y estirar la mano.

Otra cosa es, que aunque ellas no sean naturalmente mimadas y caprichosas de familia, algunos hombres sólo sepan ofrecerles todo, darles la razón en todo y no esperar nada de ellas pues suelen conformarse con su belleza, “el favor” de su sexo y poder presumirla a sus amigos. Sí, así, los hay en cantidad.

Si estuviesen frente a un hombre que las atrae y que espera mucho más de ellas, todas las “niñas mimadas” podrían mostrar a esa mujer inteligente y audaz que llevan dentro.

6. Son vacías.

Mentira. Una vez, un día como tantos en que acompañé a mi mamá a recibir su quimioterapia, me encontré con una jovencita de mi edad (en aquel entonces, unos 17 años).

A pesar de vestir ropa holgada, de verse un poco pálida y llevar un gorrito para cubrir su cabecita pelona, irradiaba una belleza impresionante. Y así, apuesto lo que sea a que era todo menos una mujer vacía, pues a veces, las etapas más duras van acompañadas de la mayor madurez y valía humana.

Las hay mujeres hermosas con más sustancia que cualquiera. No juzgues a una persona de ser vacía, sólo porque su apariencia física te haga sentir inseguro.

7. Son impenetrables.

Esta es una de las creencias más fuertes, pero completamente mentira.

Muchos hombres en serio creen que una hermosa, glamurosa y radiante mujer es así siempre.

¿Y qué? ¿No va al baño? ¿No se levanta con el cabello enredado? ¿No hay domingo que lo pase todo el día en pijama?

Eso por un lado, y por otro, muchos hombres jamás creerían que esa mujer que parece que todo lo consigue por ser linda y sexy, la mayoría de las veces, también sufre por amor, también se siente insegura, también tiene días de nostalgia, también anhela una compañía sincera, también mira al espejo y se encuentra fallos, tal como cualquier otra persona.

Estas son algunas de las mentiras más populares sobre las mujeres excepcionalmente hermosas.

Hasta la próxima.

¿Recomendación de hoy? Una muy relacionada al tema, una gran canción: Persiana Americana.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario