viernes, 9 de mayo de 2014

Si quieres transformarte rápido, empieza por un desafío


¿Cuántas cosas no se enseñan sobre seducción o cualquier disciplina?

Todo sirve, pero realmente no lo necesitas todo. La clave más eficaz es lanzarte con todo, y ya.

Todos aprendemos de maneras y a velocidades distintas. A mí me gusta el reto, soy muy impaciente y me gusta sufrir un poco con tal de aprender o mejorar pronto. Hay personas que prefieren el camino lento, seguro y llevadero, y está bien. El punto es hacerlo.

Puedes iniciar con algo pequeño e ir aumentando poco a poco el reto y la dificultad, pero también está el método salvaje: Empezar por lo más difícil, haciendo lo que muy pocos se atreven.


Por ejemplo, en seducción:

Hace varios años me gustaba salir a sargear con mis amigos y ponernos los retos más extraños o difíciles que se nos ocurrieran, uno de los favoritos era ir a alguna universidad en carreras de muchas chicas, buscar el salón más grande o alguna aula magna llena de estudiantes, entrar, pedirle permiso al profesor, elegir a la chica más guapa y ligártela delante de todos.

No era realmente difícil, después descubrimos retos más raros, pero, ¿por qué no preparas todo y te lanzas hoy mismo a hacer algo así de raro?

Si empiezas con lo que más te cuesta, pronto ya no sentirás ni tantitos nervios haciendo cualquier cosa, acercándote a una chica en un café o a un grupo de amigos en un bar, etc.

Si mientras leías esto, te planteaste la posibilidad y en tu interior decidiste que no lo harías, es normal. Nadie quiere fallar, hacer el ridículo, enfrentarse a los retos o poner en juego su ego. Pero si estás leyendo esto es precisamente porque estás harto de ser normal y quieres sobresalir y llevarles ventaja a los demás.

Es nuestra imaginación la que peor nos sabotea, la que más daño hace, la que más nos limita, nos angustia, nos desmotiva y demás, pero sé inteligente, anímate y sal de tu burbuja de comodidad.

Si lo haces, automáticamente perderás el miedo a muchas cosas, verás lo que antes eran retos y pensarás “¡Já, si yo he sido capaz de equis cosa, esto es de nenitas!”.

Hagas lo que hagas, habrá grandes consecuencias, siempre.

Tu mente es como la de un niño pequeño. Si le dices que no muchas veces, le reprimirás y se irá a refugiar a un pequeño rincón. Si le animas y le muestras que los retos pueden ser divertidos, ese niño será sobresaliente.

No tengas miedo a equivocarte, todos nos equivocamos. Ten miedo de quedarte allí, inerte, sentado, aburrido, mientras podrías estar haciendo algo emocionante.

No estamos hablando de deportes, pero sí de retos y desafíos. Este video es motivación pura.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario