domingo, 13 de mayo de 2001

Guía para fracasar siendo un fanático/aficionado del mundo de la seducción


Desde que se publicó El Método de Neil Strauss han pasado casi 9 años.

Fue una revolución descubrir que había métodos para hablarle a cualquier mujer (la que fuera), en cualquier lugar, y en poco tiempo seducirla con éxito hasta enamorarla o llevártela a la cama.

Sí, así como suena. Eso de “llevártelas a la cama” lo dice claramente. Lo que sólo dice entre líneas, poco y de manera muy sutil, es que para ello se necesitaba mejorar personalmente y hacerse de un estilo de vida que realmente atrajera mujeres.

En ese entonces, y ahora también, muchos hombres no se pararon ni un poco a reflexionar sobre el tema, ya sea para tener el criterio de elegir entre lo que estaba bien y lo que no lo estaba, como el hecho de referirse a una mujer como si se tratara de un objeto al que vas a comprar, o ya sea para enfocarse de verdad en vivir de forma atractiva en vez de simplemente memorizar frases de entrada para hablarle a las mujeres.


Así era hace 9 años, y sorprendentemente, así sigue siendo ahora. Adultos y adolescentes que se reúnen equis día en equis lugar para ir a sargear, o sea, conocer y conocer mujeres durante varias horas seguidas. Suena a que es bastante, pero la mayoría de ellos van a dejar de hacerlo pronto, habiendo fracasado y precisamente por los errores que enumeraré ahora (sólo mencionaré algunos pero la lista es larga):

1
Salir a sargear NO es un estilo de vida

En todo caso, sargear es sólo un tipo de entrenamiento. Y pasa algo extraño. Estos chicos un día salen, se acercan a hablar con decenas de mujeres y el resto de días (cuando no son “días de sargeo”) no lo hacen, vuelven al mismo estado antisocial de siempre.

Pasan los días y al final lo dejan, precisamente porque jamás lo hicieron parte de su vida normal.

Me lo han preguntado fácil más de 100 veces y todas respondo lo mismo:

Yo no recomiendo que elijan un día para acercarse a decenas de mujeres, jamás.

Estilo de vida significa que lo harás parte de ti. O sea, es 100% más sólido hacerte de actividades y hábitos que te gusten y a la vez te permitan encontrarte todo el tiempo con bellas chicas. Y cuando una de ellas sobresalga, poner toda tu experiencia en que se convierta en la mujer con quien estarás teniendo rico sexo muy pronto, o una mujer que se convierta en alguien relevante en tu vida. De esto trata el siguiente punto.

2
Sargear tampoco NO es seducción

Ahí tenemos a los aficionados que lunes, martes, miércoles… salen a conocer y conocer mujeres, pero nunca los ves concretando algo. Ni una relación sexual abierta, ni una relación relevante, ni una amistad que valga la pena o por lo menos una cita.

¿Qué? ¿En serio se acercan a 20 mujeres en un día y no concretan nada con ninguna de ellas? Pues sí, así exactamente, y de hecho, la mayoría.

Estos son los chicos fanáticos que más blofean en foros de seducción.

Pueden perfectamente hablar sobre rutinas, teorías, frases, aperturas, fases del Mystery Method, etc., pero no tienen una idea, ni vaga, de cómo llevar o de qué hablar en una cita, de cómo escalar para evitar contratiempos fuera de los básicos, tampoco de inteligencia emocional (súper esencial) y mucho menos de cómo llevar relaciones sólidas y efectivas.

Si te relacionas con mujeres, inevitablemente habrá alguna de ellas que supere a las demás. Una chica que sea algo más que sexy y linda, que sea relevante y con la que quieras vivir más. Cosas simples o trascendentes. Pasar un domingo abrazados viendo una película, dormir juntos y preparar el desayuno al despertar, quizás empezar a salir sólo con ella, contarle más de ti o compartirle lo que de verdad te importa, o quién sabe si hasta hacerla tu novia o si crees que es el momento en tu vida, que sea la madre de tus hijos.

Seducción es mucho más que sargear.

¿Cómo es posible que haya quienes hablen con madurez sobre seducción si lo único que saben es repetir el mismo speech memorizado a las 10 mujeres a las que se acerca por día? Pues efectivamente, es imposible.

Y así, es lo que hacen la mayoría. Querían ser seductores pero se convirtieron en fanáticos de seductores.

3
No desarrollarse personalmente

Arriba lo dije claro. Creo que seducción es todo:

  • La habilidad para causarles buena impresión a las chicas.
  • La experiencia para ser un buen amante.
  • La inteligencia para llevar múltiples relaciones abiertas o relevantes de forma efectiva.
  • Etc., etc., etc.

Y al mismo tiempo, hacer de ti alguien mejor en todo:

  • Tu estilo de vida, valga la redundancia.
  • Tu cuerpo.
  • Tu estilo.
  • Tu desenvolvimiento.
  • Tu inteligencia emocional.
  • Tu creatividad.
  • Etc., etc., etc.

Mejorar personalmente ¡Vah, es obvio! Pero no pasa. En serio, ves a muchos de esos hombres, y luego los vuelves a ver un par de años después, y son exactamente los mismos, desenvolviéndose igual, pensando igual, diciendo el mismo speech, proyectando lo mismo, vistiéndose como siempre…

Como puntos 4, 5, 6, etc., están:

4: Los chicos que sin haber desarrollado ninguna cualidad o haber adquirido experiencia suficiente, se entusiasman tanto con su primer éxito que se involucran en una relación mediocre y destructiva y vuelven derrotados al año o a los dos años siguientes.

5: Los hombres que más que seducir mujeres, se obsesionan por impresionar a otros hombres.

6: Los que tras intentar esto y fracasar un par de veces, se frustran, renuncian, y se dedican a odiar al mundo y a la seducción, y sí, en forma de misoginia, también a las mujeres.

La lista continúa pero lo dejaremos aquí.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario