lunes, 12 de mayo de 2014

Éxito y 3 razones por las que tú no lo tendrás


Éxito es una palabra muy grande. Puede que signifique llegar puntual a una cita, poner un restaurante de hamburguesas, o hacerte del estilo de vida que te haga feliz cada día.

En el camino a ello, en cualquier área y cualquier disciplina, te toparás con muchos obstáculos que personalmente, dividiría en tres:

  • El primero: tú mismo.
  • El segundo: los demás.
  • El tercero: todos lo que no esperabas que saliera mal, y que sin embargo, saldrá mal.

Ahora uno por uno.


El primero, eres tú:

Por ejemplo, cuando sabes que debes levantarte de allí y salir a entrenar, pero dejas que el tiempo corra mirando videos en youtube.

El segundo, son los demás:

Toda la gente que intentará detenerte o distraerte sólo porque ellos no han conseguido lo que tú estás a punto de emprender. Es comprensible. No quieren sentirse menos al compararse contigo.

El tercero, la curva de aprendizaje:

La gigantesca colección de errores que vas a tener hasta aprender lo que necesitas.

3 problemas que significan 3 cosas:

 

1

Que no te hagas chaquetas mentales, que te decidas, te pongas de píe, des una palmada fuerte, y enseguida te pongas manos a la obra. El de la palmada es el truco que utiliza cualquier grupo o coach para activarse, pero sirve.

 

2

Will Smith, en “En busca de la felicidad” lo dice mejor que nadie:

“No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni siquiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, y punto. ¿Sabes?, la gente que no logra conseguir sus sueños suele decirles a los demás que tampoco cumplirán los suyos.”

Agregaría que, generalmente, sólo le permitas críticas a alguien que en esa área, sea evidentemente mejor que tú. Porque a todo el mundo le gusta dar consejos, y la mayoría de las veces no tienen ni idea de lo que es estar en tus zapatos, o de cómo salir de allí.

Ahí tienes a todos tus amigos y familiares dándote consejos sobre “el amor” o la seducción cuando de manera profesional, o mínimo, práctica, no tienen ni la mínima experiencia.

 

3

Fracasar, equivocarte, fallar, y en cierta parte, sufrir, es normal. Se llama “curva de aprendizaje” y es el puente directo entre tú y tu objetivo. Si hacemos estadísticas, la mayoría de la gente fracasa. Eso quiere decir que de un 100% de hombres y mujeres que emprenden, el 98% nunca llega.

Y es que, en el instante antes de iniciar, no se trata de animarte a intentarlo, sino de convencerte de que pase lo que pase, haga falta lo que haga falta, sufras lo que sufras y cueste lo que cueste, vas a estar allí, vas a hacer lo que sea necesario, y no te vas a detener hasta haberlo conseguido.

 

Nota final:

Pocas cosas me decepcionan tanto como la gente con mente débil, y para ponerte un ejemplo, está esa gente que definitivamente cree en aquello de que si deseas algo con la suficiente fuerza, la energía del universo conspirará a tu favor y demás blahblahberías.

¡Despierta!

En la carrera real, cada segundo cuenta, y cada segundo estás o más lejos o más cerca. El tiempo no es ilimitado, es tiempo corre y miles de granitos de tu reloj de arena continúan cayendo cada instante.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario