jueves, 22 de mayo de 2014

Cómo Atraer A Una Mujer, Hacerla Enojar Y Volverla Loca De Atracción


El título dice “a una mujer”, pero si eres mujer y estás viendo esto, ten la certeza de que con algunas sutiles diferencias, todo lo que diré, también aplica para nosotros.

¿Cuántas veces creíste que para gustarle a una mujer debías complacerla, insistir, intentar agradarle o estar tras de ella, y cuántas veces te funcionó?

¿Cuántas veces hiciste exactamente lo que una mujer te dijo que le gustaba y ella no sólo no se enamoró de ti como era “lógico”, sino que seguía clavada de otro que en teoría, no era lo que le gustaba?

¿Cuántas mujeres describieron a su hombre perfecto con cualidades como romántico, atento, complaciente, bueno, caballeroso o amable, y luego, al tenerlo, lo mandaron a la zona de amigos?

Ser caballeroso, cortés, romántico, noble, y demás, sí son cualidades, pero éstas van a ser valoradas y correspondidas cuando ya haya atracción, no antes. Y a eso vamos.

Siempre que hablemos de amor, sexo, romance, seducción, noviazgo y relaciones, hablaremos de atracción. O sea, del poder que tiene una persona para despertar en otra un fuerte interés romántico y sexual.

Por ahora y para hacer sencillo este video, sólo una cosa tienes que saber acerca de la atracción. Grábatelo muy bien.

Tal como la sensación de miedo, la sed, el hambre, la curiosidad, o la búsqueda de placer, la atracción también es instintiva. O sea que no tienes el poder de sentir atracción cuando te plazca, y de hecho, no tienes ningún control para aumentar o disminuir la atracción que ya sientes hacia alguien.

Si alguien te atrae. Te atrae y punto, quieras o no o te guste o no. Pero entonces… ¿Qué es lo que nos hace sentir atraídos hacia alguien más?

Bueno, depende de tus propias experiencias de vida, de lo que en cada etapa de tu vida consideres como valioso, o de lo que te hayan enseñado que es valioso, pero en esencia, siempre vas a sentir atracción hacia las personas que percibas como de “alta valía”.

Tu actitud, tu físico, tu imagen, tu manera de hablar, tu estatus social o económico, o la gente con la que te relacionas, todo ello comunica cuánto vales.

De alguna manera, es como si tú, y yo, y todas las personas, tuviéramos un número tatuado en la frente, que dice cuánto valemos. Si el número que tienes tatuado es bajo, vivirás un mundo donde tú serás considerado como poco valioso. Y sólo podrías comprobar que la gente te trata como tal, si tuvieras la oportunidad de compararlo con cómo sería vivir en un mundo donde tú seas considerado como de “alta valía”.

Te pongo un ejemplo:

Él y él son la misma persona (en video). Sé que nos gustaría que los demás sólo vieran lo que llevamos por dentro, pero seamos sinceros.

¿Crees que ambas versiones de la misma persona, tendrían las mismas oportunidades de salir con una hermosa chica, de tener un buen trabajo, o sencillamente de ser tratados mejor? Yo creo que no. La persona es la misma, lo que cambia es el número que lleva tatuado en su frente, y sólo por ello su mundo será muy diferente.

Hay otro factor que cambia radicalmente lo que las personas percibirán de ti, pero te lo explicaré con un ejemplo.

Tengo aquí una caja (en video). Supongamos que no sabes el valor de lo que hay dentro de ella, y me ofreces mil pesos para empezar, y mil más cada vez hasta que acepte vendértela.

Si me apuro a vendértela por mil pesos, estarás convencido de que lo que había dentro valía menos. Si no, ¿entonces por qué aceptaría?

Si me ofreces diez mil, y no estoy ni cerca de aceptar, es porque sé que lo que hay dentro de ella vale mucho más, y para ti también valdrá más

Una vez más, lo que hay dentro de la caja, no ha cambiado. Sólo cambia lo que creemos que hay dentro de ella. Y por fin llegamos a donde quería.

Voy a darte 7 puntos que harán enojar y atraerán a una mujer.

¿Por qué la harán enojar? Por la misma razón que posiblemente alguien se enojaría si le digo que jamás tendría lo suficiente para comprar lo que tengo aquí.

¿Y por qué funcionan? Porque los siete puntos que te daré, aunque podría haber cincuenta diferentes cada semana, te harán proyectar que lo que tú tienes, vale mucho más. Y como ya dijimos. Entre más valioso, más atractivo.

Número 1. No contestes tan rápido sus mensajes.

¿Alguien ya se empezó a enojar? Espero que no, porque acabamos de empezar.

Estar siempre disponible y contestarle enseguida, tal como si estuvieras pegado al celular mirando su última conexión o su muro en Facebook, no sólo no es atractivo sino que comunica una necesidad que sólo tendrías si tuvieras bajo valor.

No se trata de que cuando te mande mensaje mires al reloj y esperes impaciente dos horas para contestarle. Se trata de que realmente estés dedicado a tus actividades y contestes cuando puedas, a veces pronto y a veces no.

Número 2. No renuncias a amigos ni amigas por ella.

Hay personas que cuando empiezan a salir con alguien, convierten a esa persona en su todo, y se aíslan como si debieran remplazar su mundo por el de ella. Jamás lo hagas. Que tu mundo jamás gire en torno a alguien.

Número 3. No intentes impresionarla.

¿Cuántas veces has creído que para gustarle a una mujer, debes impresionarla?

Pues es precisamente el hecho de intentar impresionar a alguien lo que hará parecer que algo no anda bien contigo o que tratas de compensar lo que no tienes dentro de ti.

Como si conocieras a una mujer y en menos de un minuto te dice que es modelo, bailarina, cantante y vloguera de moda. Ella no lo sabe pero está revelando más de lo que se imagina y tú no quieres jugar así tus cartas.

Entonces por ejemplo, para la próxima vez, no la invites a algo para impresionarla. Invítala para compartir una experiencia haciendo algo que a ti te fascine.

Número 4. Basta de intentar convertirte en lo que crees que a ella le gusta.

Básicamente, no tengas ningún plan y tampoco sigas sus instrucciones. Improvisa, muéstrale quién eres, di lo que tengas que decir, haz lo que desees, se transparente, o sexual o romántico o divertido o lo que ella te inspire.

Muéstrale quién eres y si eso no le gusta, es perfecto porque así no perderá su tiempo y no perderás tú el tuyo.

Es verdad que debes tener cierto feeling para ser tú mismo sin caer en la trampa de ser mediocre y conformista, pero al final el punto sí será conservar tu mejor esencia.

Número 5. Desaparécete de vez en cuanto.

Doy un curso que se llama “Enamora su Mente”, y hablo sobre algo a lo que llamo “Niveles de Ausencia”.

Bien, desde la última vez que la viste o hablaste con ella, hasta la próxima, empezará a correr el tiempo y se pasará por cinco etapas. Seguridad, comodidad, incertidumbre, inseguridad y abandono.

Por ahora basta que sepas que si quieres que ella te extrañe, piense en ti y recuerde lo mejor de ti, debes desaparecerte un poco de vez en cuando. Por otra parte, jamás lo hagas por mucho tiempo, o sea, nunca toques inseguridad ni abandono.

La clave es saber cuándo estás en cada etapa, y ella te lo hará saber, pero ese es tema para otro día.

En esencia, si te creas un buen estilo de vida, naturalmente sabrás hacerte extrañar. Como si todo jugara a tu favor. Como si todas las piezas empezaran a encajar.

Número 6. Sé irreverente.

Si de verdad quieres gustarle, no pongas una barrera entre ella y tú, y nunca la trates como si ella estuviera aquí (en video).

Moléstala, llévale la contraria, ríete de ella cuando sea ridícula o graciosa, o malinterprétala sexualmente como si sospecharas que quiere seducirte.

Puedes reconocer que una persona es increíble, pero jamás la trates como si estuviera por encima de ti. Apuesta por ser divertido, transparente y pasártela bien.

Número 7. Déjala con ganas de más.

Nunca le des todo a nadie y ten siempre un as bajo la manga. Haz que tu poder para sorprenderla nunca desaparezca y que ella siempre tenga curiosidad sobre ti.

Entre más te piense y más desee saber o descubrir de ti, más atraída estará. Y eso es lo que ella y yo disfrutaremos que tú logres.

Hasta pronto y recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.

Y la pregunta es ¿Quién eres?

No hay comentarios. :

Publicar un comentario