jueves, 13 de abril de 2000

Rendirse jamás

Los resultados que obtienes cada día en todos los ámbitos de tu vida dependen de ti, todos dependen de ti. Tanto si tienes el más grande de los fracasos, como si tienes un éxito rotundo.

El éxito se puede lograr de diferentes formas:

Una: Buscas la perfección siempre, a cada momento, y en cada instante das lo mejor de ti, analizando conscientemente todos los detalles que dan el éxito.

Dos: Rendirse jamás, nunca caer sin levantarse, nunca dar un paso atrás, nunca conformarte, tener asco a convertirte en un mediocre más, en uno más.

Entonces, a veces es el amor al éxito, otras el asco a la mediocridad. Y en el mejor de los casos, son ambas, las que harán que dentro de 10 años puedas sentirte orgulloso de lo que has hecho, de lo que llevas conseguido, de las metas que has logrado, de quién eres.

Pero hay un punto muy importante: No para todos, el éxito es el mismo, hay quienes en verdad tienen ambición y visión. Hay quienes se conforman con más, pero aún así, se conforman.

Tampoco el fracaso es el mismo para todas las personas, hay quienes creen que ser el penúltimo lugar no es un fracaso y hay quienes creen que un segundo lugar es un fracaso.

Todo es cuestión de cuánto te exiges, de cuanto quieres exprimir de ti, y ese es el punto de este tema.

Imponte un marco de acero a medida:

Exige mucho de ti mismo, escribe en tu mente y en tu corazón los límites que vas a permitirte, escribe tu definición de fracaso y éxito, a cada momento, siempre que surja un nuevo reto, una nueva prueba para tu personalidad.

Un ejemplo sencillo:

Iras a correr mañana por la mañana, con un amigo, sabes que él tiene mejor condición que tú, entonces eliges retarte a ti mismo apostando con él a que tú podrías dar más vueltas a la pista de competencias.

Él practica deportes todos los días, y siendo sincero contigo mismo, lo lógico y lo más probable es que él gane. Pero eso no significa que tu última jugada ya este hecha, que hayas hecho tu último movimiento. No significa que has perdido, no aún.

Tienes que pensar cuál será tu estrategia.

Quizá sólo piensas "igual y me gana", entonces mejor que no compitas, porque perdiste antes de comenzar. Eso es mediocridad.

Quizá pienses en decidirlo después, entonces sólo estás postergando una decisión.

Supongamos que tú simplemente planeas correr más que él, y eso quizá no tenga sentido, porque no conoces sus límites.

Supongamos ahora, que antes de la competencia, te impones a ti mismo un marco que no deberás romper, que te hará ser el vencedor, tras cualquier resultado:

Correrás siempre un paso más que tu competidor, siempre uno más, hasta que sea él quien no soporte el cansancio, se dé por vencido, y seas tú quien gane, o hasta que sea tu cuerpo (y no tu mente) quien no pueda más, y te desmayes, lo cual también implica un éxito, porque eso es tener voluntad de acero, marco de acero.

El simple hecho de plantearte dar hasta tu último suspiro para tener éxito, te hará conseguirlo, porque afortunadamente, estamos rodeados de gente que no lo hará, gente que se engañará a sí misma, creyendo que dio lo mejor de sí, cuando la verdad es que al primer contratiempo desistió, se rindió, y tomó así su decisión.

¡Éxito!

6 comentarios :

  1. No, pues super chido el razonamiento...es así como surgen los mejores elementos.
    En mi caso y en el de la mayoría de la gente siempre hay un límite (en teoría), sin embargo no somos más que nosotros mismos quienes podemos pasar por desapercibidos o tomar la decisión de averiguar cuales son nuestros propios límites.
    "La curiosidad no mató al gato...el gato venció la curiosidad".
    Es así como nace la virtud, actitud y confianza de cada persona para crearun estílo propio...Nuestro propio límite será solamente lo que nuestra imaginación pueda dibujar.
    NUNCA ES DEMACIADO!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno
    como decia mi papa A. eistein
    "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo."
    Salu2 avenfenix de peru ojala y pongas mas pruebas de campo xD!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy inspirador.
    Demos todos ese paso extra.


    Aven Arem.

    ResponderEliminar
  4. Hola bro... recuerdas que la última vez me dijiste: "si no te sale la inducción natural haz lo que hacias antes." Mi respuesta es: Rendirse jamas!!!

    Nunca lo he hecho en la vida... no lo haré ahora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un dia me enamore de una mujer muy hermosa y al tiempo ella me rompio el corazón. era tanta la rabia q me emepezo a gustar el tema de la seduccion. intentandolo una y otra vez hasta q la practica iso al maestro aveses no hay q ser uno mismo nesesitamo algo diferente por q la realidad son distinta y no hay una sola. PD: diferentes seductores

    ResponderEliminar
  6. es algo que cambia la personalidad !!!!!!

    ResponderEliminar