lunes, 13 de noviembre de 2000

Sargeo situacional a una chica dormida

Pues sí, Aven Fénix liga con chicas que están dormidas ¡¿Qué?! Exacto, esa intriga es la que pretendía crear.

Antes de entrar al metro de mi universidad. Junto a mí, una chica con unos ojos preciosos y más preciosa aún, su mirada, expresiva, tierna, interesante. Además llevaba una mochila y un libro entre sus brazos, le daban un semblante intelectual, coqueto e interesante.

No pude disimular mi mirada directa a sus ojos y ella lo noto, me miro también y luego de unos instantes (nos besamos, no no, eso fue después), debíamos entrar al metro. Como la gente siempre está ansiosa de encontrar lugar, me aparté. Se ocuparon todos los lugares y mi objetivo (la chica de los ojos bonitos que mencioné) también se sentó, junto a ella una señora y otra chica.

Pausa… En varios libros sobre seducción hablan sobre la regla de los tres segundos. Que dice que si ves a una chica interesante, debes tardar 3 segundos en empezar una conversación. Esto es para evitar la ansiedad al abordaje y no terminar "no haciendo nada". Si tú aun tienes problemas con los abordajes, entonces por supuesto que te recomiendo esta regla e incluso la regla del instante (ya hablaré de ella en otro artículo). Pero si no tienes problema con aquello de la ansiedad al abordaje, pues entonces conviene analizar rápidamente la situación. Porque quizá pensarás una dinámica mucho más efectiva que abordar enseguida. Como por ejemplo, este caso.

Continuamos... Si yo abordaba a mi objetivo (teniendo ella a una señora y a otra chica a su lado) estaría jugando contra una presión social negativa. La chica y la señora a su lado la juzgarían como fácil o puta si ella respondía bien a mi apertura… Y ni que decir de hacer un cierre.

Además, ella sentada y yo de pie frente a ello suponía dos errores en mi juego:

  • 1) Estaría siendo invasivo estando delante de ella en mi apertura. En México (al menos) algo que se debe cuidar mucho es "no ser invasivo en la apertura" (no importa que se trate de un método directo, indirecto, impresión de choque, situacional, etc.).

  • 2) Mi lenguaje corporal no sería adecuado ni conveniente estando yo de pie y ella cómodamente sentada.

Entonces escribí en un papel:

"No hace falta inventarme excusas para disfrazarlo…

¡Tienes una sonrisa encantadora y tu mirada me inspira!

Márcame: Alexis 55 1234-5678"

  • Plan A: Antes de salir del metro debía acercarme a ella, mirarla a los ojos, sonreír, extenderle mi nota y decirle "¡Hola! Soy Alexis... (pausa) y esto es para ti!". Entonces saldría del metro y esperaría un par de días a que me marcara o enviara un mensaje (o esperaría toda mi vida, depende de que tan inspiradora hubiera sido mi impresión en ella).

Ese era el malévolo Plan A pero... (¡oh oh! Contingencia)

Mi objetivo puso su mochila sobre sus piernas, se recargo sobre ella con los brazos cruzados y se quedo dormida.

Significado: Mi plan no funcionaría, ni modo que la despertara "¡Hola, no te duermas!".

Se me ocurrió un plan muy similar…

  • Plan B: Escribí en una hoja blanca (no traten de imaginar cómo se escribe estando de pie y "en el metro", mucho menos traten de imaginar una letra bonita, la belleza estaba en el juego de palabras):

"Así pasa cuando nos levantamos muy temprano… nos dormimos en el metro y luego ya no podemos mostrar la bonita sonrisa que dibuja nuestro rostro.

Alexis: El chico de los ojos bonitos a la entrada del metro (no te hagas ¡Sé que me viste!)

PD: ¡Apuesto un mensaje a que te hice sonreír! ¡Gané! Ya está, me debes un mensaje (55 1234-5678)".

Antes de salir del metro me acerqué y puse la hoja de papel doblada por la mitad entre el hueco que hacían sus brazos con su mochila. Salí del metro. Llegué a mi destino y me disponía a esperar dos días a que enviara un mensaje y...

Ella (por mensaje de móvil):

"… pues claro que me hiciste sonreír y aquí estoy pagando la apuesta, aunque eso fue trampa eh!

Tania".

Ese día y al siguiente (y al siguiente…) un poco de estrategias de seducción, también para las dos primeras llamadas y ahora mismo estoy regresando de mi cita con ella. Todo anduvo bien aunque es mas jovencita de lo que imaginaba, tiene 19 años y resultó que la facultad donde ella estudia está al lado de la mía (lo que es curioso porque de haber sabido no la hubiera conocido, pero ya está hecho y no me arrepiento).

¡Ya tengo sueño! ¡Éxito!

2 comentarios :

  1. Estimado fenix, ideas bastante originales se te ocurren . cuentanos que hiciste luego ..

    PD: Escribe novelas y forrate ..

    ResponderEliminar
  2. Cómo me divierto leyendo este blog!!

    q bueno q nos compartas estas historias.

    ResponderEliminar