miércoles, 8 de noviembre de 2000

Pagar o no pagar las cuentas

Toqué este tema hace mucho tiempo y ahora que leía los comentarios, me parece que se malentendió (o lo di a malentender ¡mira que soy humilde!).

El hecho de que aconseje que no pagues todas las cuentas, que no hagas obsequios costosos o que no intentes impresionar con dinero y regalos es porque principalmente, tu atractivo debe ser tu personalidad. No tu dinero, no tu físico, no tu coche, etc.

Debes, en el proceso de tu aprendizaje y tu verdadera transformación (gracias a practicar el arte de atraer mujeres) mejorar en todos aspectos. En todos, desde los más banales y superficiales hasta los más profundos y esenciales de tu persona. Al final del camino, lo que buscas es que todo el conjunto te haga verdaderamente atractivo e interesante.

Repito, cuando te aconsejo "no pagar las cuentas" es precisamente para que evites caer en errores graves que estarán alterando tu juego. Para hacer más didáctico el artículo, una pequeña lista de lo que te ganarás por el simple hecho de pagar las cuentas (o el tipo de cosas análogas):

  • Tendrás menos valor: Piénsalo de esta forma ¿Porque un hombre tendría la necesidad de "pagar" todo para ser atractivo para una chica? Simple, porque ese hombre está tratando de compensar con ello una carencia de valor propio.

  • Te ganaras chicas interesadas: Personalmente, una de las cosas que más detesto es, chicas superficiales, tontas, vacías e interesadas (esas a las que por el mero hecho de ser el prototipo de belleza comercial, se les llama erróneamente TB10+). Hay chicas que se sienten muy cómodas con el hecho de que las traten como princesas, les cumplan sus caprichos, les paguen todo y... (¿Quieres q siga?). Y si tú eres el chico que les cumple todo eso, entonces tal vez no necesites de mis consejos para ser un hombre más atractivo integralmente. Cuando te canses de ser el mozo o cuando haya un mozo mas servicial que tu, entonces quizá ya te vengan bien todo este tipo de consejos.

  • Serás un mal negociador: ¿O cómo le llamas al hecho de "comprar" un "bien inmueble" que sirve para poco pero te cuesta muy caro? O quizá seas como un coleccionista de objetos extraños y simplemente a mi me cuesta entenderlo. En fin, ¡excentricidades ajenas!

La lista puede seguir pero creo que es innecesario, seguro ya le has pillado el punto. Ahora voy con el caso contrario: Las malas, digo, las "muy malas" interpretaciones de los consejos con los que trato de evitar que te conviertas en el mozo consentidor y servicial del que hablé hará rato.

Ejemplo de una de esas malas interpretaciones de un buen consejo:

Estas con una chica, van a cenar a algún restaurante y al final piden la cuenta, llega, la tomas y...

  • : Son $400, te toca poner $200.
  • Ella: ¿¡Iuuk!?

Hasta con una amiga hay que tener mucha confianza para hacer esto (no por el hecho de que sea injusto, sino por el hecho de que esto no es sutil ni cordial en absoluto). Si, por supuesto que la reciprocidad es muy buena, y que tanto ella como tú "inviertan" a la par. Si, muy correcto que ella también ponga, pero hacer esto es como ir juntos al cine y entrar a salas diferentes a ver películas diferentes. Es limitar el grado en que se involucrarán. En el cine se pondrían de acuerdo al elegir la película, o erigiría ella porque tu lo hiciste la vez anterior, o volverías a elegir tu persuadiéndola de alguna forma, cualquier alternativa.

Allí, en el restaurante, lo correcto sería tomar la cuenta y disponerte a pagarla, si ella quiere invitar ahora y te pide que la dejes pagar, entonces la dejas. Si no hace ni el intento de pagar, después puedes pedirle que te invite un helado o un café, eso sí sería lo justo (obviamente no lo dirías así). Y si se niega a invitar o pagar porque "los hombres deben pagar e invitar" (es cuando te das cuenta que sales con una feminista) y entonces te evitas la molestia de volver a salir con ella. A final de cuentas, tú estás preparado para conocer a 20 mujeres más en cualquier momento, no tienes la necesidad de salir con princesitas cuando puedes salir con mujeres de verdad. Has que tu tiempo en compañía valga la pena.

Otro mal ejemplo: Le das demasiada importancia al dinero.

Sales con ella a pasear a algún sitio turístico, caminan tomados de la mano y de repente ella ve un globo que le gusto.

  • Ella: ¡Ayy que lindo! ¿Me lo compras?
  • : ¿Cuánto vale?
  • Ella (al vendedor): Disculpe ¿Cuánto cuesta el globo rojo de corazón?
  • Vendedor: $80 señorita.
  • Ella: ¿Me lo compras?
  • : No, están muy caros.

¿Te das cuenta del error? Estas dándole demasiada importancia al dinero. Ella lo quiere por mera ternura y romanticismo, no como un acto desconsiderado de interés superficial. En el supuesto caso que no tuvieras $80 a la mano, se lo dices sinceramente y ella debe entenderlo. En caso de que si los tengas, se lo das como premio: "Mmm... Te lo compro sólo porque has sido una niña buena, te has portado bien y has hecho tus deberes (besito)".

En contraparte a la pequeña lista anterior, una lista de las inconvenientes de darle demasiada importancia al dinero:

  • Demuestras necesidad (de dinero): Lo cual no es una demostración alfa, porque un hombre alfa tiene todas sus necesidades satisfechas y es abundante en cualquiera de ellas.

  • Demuestras avaricia: aún cuando te sobre el dinero, si tú sigues dándole demasiada importancia demuestras actitudes obsesivas hacia cosas materiales, lo cual, obviamente no es una cualidad. Ni la obsesión, ni que sea hacia algo material.

  • Limitas el progreso de la interacción: Darle mucha importancia a algo es lo mismo que poner una barrera que no podrá pasar (algunas veces estas barreras son buenas, como por ejemplo; si no le permites dejarte como segunda opción, o si no le permites que te haga berrinches de novia caprichosa, etc.). Pero cuando estas barreras son equivocadas, estas entorpeciendo tu juego, por ejemplo; una de estas barreras sería no dejarla cuando ella, por el contrario, intenta pagar: "¡Ey! Yo pago, nunca dejaría que una chica pagara", aquí de entrada estas limitándola y ensenándole que ella no debe invertir en ti. Y como no puede invertir en ti, habrá alguien en quien si pueda y entonces le sea más valioso que tú.

Concluyendo: El tema de Pagar o NO Pagar es por dos razones:

  • 1. No debes demostrar que careces de valor (carezcas o no) teniendo que compensar o llenar ese hueco con una actitud servicial. Un ejemplo es el vagabundo y la princesa, donde el vagabundo, por default debe hacer todo (esfuerzo y dedicación) para lograr el mínimo gesto de la princesa. Si algo debes rescatar de este tipo de ideales románticos es al "bandido enamorado" que se roba a la princesa del castillo para irse juntos a vivir una intensa, peligrosa y desconocida aventura. No más.

  • 2. No debes mostrar demasiada preocupación por nada; en este caso, por el dinero. Ella paga unas veces, tú pagas otras, es la esencia.

  • Y un punto importante: Todo va en proporción. Si ella es modelo y gana bastante bien, tranquilamente puedes permitir que pague igual proporción que tú. Si en cambio tú tienes un buen trabajo y ella está terminando su carrera, entonces siéntete satisfecho con que te invite un helado. Te está dando lo que está dentro de sus posibilidades y esa es la esencia del asunto.

La frase "la intención es lo que cuenta", queda como mandada a hacer para el último párrafo. En un restaurante, a la hora de pagar la cuenta, será suficiente el gesto de ella de querer pagar la cuenta y responderás "Esta vez yo pago, a la próxima me invitas un helado ¿trato?".

Espero que este artículo haya dejado más claras las cosas.

¡Éxito!

4 comentarios :

  1. En total desacuerdo contigo, un hombre que me invite a salir y al final me pida que pague la mitad se me hace una patanada total. Ante una mujer la única imagen que da un hombre así es de: tacaño, cuenta chiles, y en resumidas cuentas, patán.

    Es muy diferente cuando ya se anda en pareja y se pueden compartir los gastos de las salidas....pero si desde un inicio el tipo me empieza a sacar cuentas, lo mando a volar.

    ResponderEliminar
  2. hola amigo.. muy buena tu pagina, te saludo desde Colombia....

    ResponderEliminar
  3. Estos consejos estan muy bien, se puede ser generoso, so pero no tonto,pagar la cuenta a medias es cutre, pero si tu invitas lo justo es que salga de ella invitar otro día, pero desgraciadamente hay mucha stías que no opinan asi, dicen q en el matrimonio la mujer se carga con casi todo, entonces por compensar en el periodo d eligue y noviazgo el hombre debe pagar todo. Es cierto que en las tareas domésticas ellas se involucran más pero ninguna mujer moderna aceptaría a un hombre que no haga nada, auqnue asumirían que las toquehacer a ellas más. En lo de invitar igual creoq el hombre debe pagar más pero sin llegar a pagar todo o casi todo, el problema es que nos gustan las mujeres bellas estas el 99 % van con el rollo me invitan a todo pq hay muchos lameculos que lo hacen y si no lo haces pasan de ti

    ResponderEliminar