lunes, 28 de julio de 2008

¿Estoy arriesgando demasiado? (marco psicológico)

Muchas veces sabemos lo que debemos hacer cuando estamos seduciendo a una persona. Y a veces cumplirlo resulta un completo martirio.

Por ejemplo:

  • Debemos dar libertad.
  • No debemos llamar a todas horas.
  • No debemos desbordar interés y amor.
  • Debemos aceptar el hecho de que no somos dueños de la gente.
  • Debemos hacerlas (los) sufrir (obviamente esto no es literal).
  • Debemos dar tiempo a que nos extrañen.

En fin, cosas por el estilo, y se llevan a cabo un tiempo, pero al final se termina cediendo, demostrando que no somos firmes con nuestras convicciones y decisiones.

Pensamientos como “¿Y si ya no me llama?”,¿Y si se enoja porque no le llamo?”, “¿Y si sale con alguien más?”, empiezan rondando por la cabeza y terminan plantándose como miedos e inseguridades que la mayor parte del tiempo ni siquiera se hubieran hecho realidad. Al final se cumplen por la debilidad y la falta de confianza que se ha demostrado.

Sé que al jugar esto de la seducción a veces dudamos si estamos haciéndolo bien, si nos estamos pasando o no. Debemos poner los ingredientes correctos en la proporción adecuada ¿Cómo sabemos esto? Sólo practicando, y pues ni modo. Si se pierde, se perdió, si se gana, se ganó. Calcularemos mejor la próxima vez, a eso se le llama “Calibraje”.

En este pequeño artículo les invito a cambiar la escala con la que medimos la proporción de los ingredientes con una gran herramienta psicológica: El Marco.

Nada es totalmente cierto y nada es totalmente falso. El mapa no es el territorio. O como diría un personaje a quien admiro bastante, Dr. House: “Todos mienten”.

Existe una realidad para cada persona, y aunque crean firmemente en ella, es susceptible de cambiarse. Tenemos el poder de hacerlo.

Pondré un pequeño ejemplo:

Un niño de 6 años corriendo en el parque tropieza y cae, el golpe es sólo superficial, su primer reacción es voltear a ver a sus padres. Lo que hagan sus padres determina lo que hará el niño.

Reacción 1: Los padres corren hacia el niño con cara de angustia y preocupación diciendo: “¡¿Hijoooo, estáááás bieeeeen? Te has pegado muy fuerteeee!”.

El niño pensará que se ha golpeado muy fuerte, gritará y llorará desconsolado. Obviamente, con esos padres hasta yo me echo a llorar.

Reacción 2: Los padres lo ven con ternura y una ligera sonrisa. El padre le grita: “Caray muchacho, te has caído con gracia, debes tener más cuidado ¡Venga! Prueba a correr hacia acá y te invito un helado”.

El niño ríe, se levanta, se sacude el polvo y corre de regreso pensando en el helado.

¿Qué ha pasado?

Los padres ponen el marco de lo que ha pasado, y el niño reacciona a esa “realidad subjetiva”.

Así que, no tengas miedo a mostrar el marco que quieras, siempre y cuando lo hagas sin dudar. Si dudas, entonces tu marco es débil, y por lo tanto, inútil.

Entonces, con el marco erróneo antes podíamos pensar: “Estoy siendo muy duro (a)”.

Con el marco adecuado podemos darnos el lujo de pensar: “Estoy siendo condescendiente”.

Tienes que creerte tu realidad, tu marco debe ser más fuerte.

Los Hombres y las Mujeres más Alfa, son quienes tienen la Realdad Más Fuerte y la Comunican de Mejor Forma.”

¡No soy quien da vida a este espacio, eres tú, tu comentario, tu visita y la diversidad de tus opiniones. Yo sólo lo he puesto aquí, para ti.!

5 comentarios :

  1. Muy interesante este post me gusto mucho, es muy importante tener este punto en cuenta..

    (y)

    ResponderEliminar
  2. el zeus

    Nada que desir...

    suerte ..

    ResponderEliminar
  3. Q onda Fenix, primero mandarte un gran abrazo y felicitarte por tu blog, esta chidisimo y bueno tengo que agarecerte por poner este articulo, el marco es el elemento fundamental de todo aven, junto con el juego interno, es por bien dicho que el buen aven tiene un marco solido y un gran juego interno, ahora te preguntare , si ya te has vendido ya que tu marco se desplomo por una persona ¿crees que se pueda imponer un nuevo marco con esa persona , ya que ella cree que soy un hombre barato?
    Vaya ya te estoy contando mis penas xd, pero bueno es que aveces el sentimiento nos desploma un marco, gracias por el articulo y que blog tan chido , quiero ser como tu cuando sea grande !! jejeje se le admira aven fenix

    Batipiven

    ResponderEliminar
  4. Hola Zeus:

    Nada que Responder... jaja

    Qué tal Batipiven?!:

    He pasado por esas situaciones amigo... Conoces la filosofía de un Aven, es mejor empezar de nuevo, que componerlo...

    Tratar de arreglar la situación y cambiar una primera impresión nos hace jugar contra marea, y de alguna forma ¿Para qué te detienes a recoger una pelota si vienen cayendo cientos?

    Pero claro, siempre se puede corregir un error, sólo no quieras hacerlo pronto, eso es caer en otro error...

    Deja pasar un mes al menos, y vuelve a aparecer en escena, corrige tus errores...

    La gente olvida, y por lo tanto las malas impresiones se pueden corregir...

    ResponderEliminar